La Diputación destina 1,12 millones de euros a la prestación del servicio de alimentación y cocina para atender las necesidades de la Residencia de Mayores San Telmo

El servicio de alimentación comprende la elaboración y entrega en la Residencia de Mayores San Telmo de los servicios correspondientes a desayuno, comida, merienda y cena.

La prestación del servicio de alimentación y cocina los próximos dos años consistirá en la elaboración de aproximadamente 100 menús diarios que comprenden desayuno, comida, merienda y cena, todos los días del año (365 días), que serán trasladados a los diferentes comedores de la residencia desde la cocina central de la Residencia San Telmo.

El adjudicatario ofertará dos menús diferentes a elección de cada residente tanto para las comidas como en las cenas, siendo la elección de los menús por parte de los residentes, semanalmente y por escrito. De la misma manera en el caso de las dietas. La organización de la elección de los menús de los residentes la realizará el personal de la empresa adjudicataria.

En todos los menús de comida y cena se servirá pan y los menús deben incluir como mínimo:

  • DESAYUNO: – Café estuchado con leche. – Leche con cacao estuchado a elegir o infusiones. – Mantequilla y mermelada individual. – Galletas o bollería individual para elegir.
  • COMIDA: – Primer plato variado alternando, legumbres, pastas, sopas, hortalizas, verduras, patatas, etc. – Segundo plato compuesto por carnes, huevos o pescados en sus diferentes preparaciones como estofados, guisados, plancha etc. – Postres compuestos de frutas variadas naturales de temporada, frutas naturales cocinadas (cocidas, asadas, en almíbar, etc.), natillas, mousses, quesos, helados, etc. – Pan.
  • MERIENDA: – Café con leche o infusiones. – Zumos naturales. – Galletas, fruta, yogures, embutidos y productos de pastelería.
  • CENA: – Primer plato alternando sopas, verduras, hortalizas, ensaladas, purés, etc. – Segundo plato compuesto por pescados, huevos, tortillas, etc.

La empresa adjudicataria servirá a los residentes, bien por su estado fisiológico o por prescripción médica, menús dietéticos. Las dietas tienen que estar perfectamente identificadas.