Se conoce como cañadas reales a aquellas vías pecuarias reguladas por un edicto real del rey Alfonso X “el sabio”, consciente de la importancia del pastoreo trashumante para nuestra economía.

En su mayoría las cañadas reales eran recorridos ya usados que adquieren un nuevo matiz de orden y protección con el decreto real, caracterizados por tener una anchura definida (90 varas castellanas, hoy equivalente a unos 7.22 m) y un recorrido muy extenso (a veces incluso por encima de los 500 km.).

La Cañada Real de la Mendoza es, así mismo, un tramo de la Cañada Real Leonesa Oriental, que va desde Riaño (León), hasta Montemolín (Badajoz), también conocido como “Cañada de las Merinas” (de hecho una señalización de piedra así lo indica) por la transhumancia de este tipo de ganado.

En torno a la Cañada podemos observar los chozos, una particular construcción circular, de forma cónica y de una sola planta, construidos con piedra. Servían de refugio o incluso de vivienda para los pastores de ganado transhumante.

AMPUDIA-Canada-Real-de-La-Mendoza-(1) AMPUDIA-Canada-Real-de-La-Mendoza-(1) AMPUDIA-Canada-Real-de-La-Mendoza-(1)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí