Uno de los aspectos que llama más la atención cuando te acercas a Ampudia, son sus dos calles principales, Corredera y Ontiveros, que son porticadas. Esto significa que las casas reposan sobre rústicos troncos de árbol o columnas de piedra formando una estructura de soportales que se mantiene desde el s. XVII, aunque algunos postes incluso datan más antiguo.

AMPUDIA calles porticadas

Estos soportales han ayudado a proteger de lluvias y otras inclemencias del tiempo y también alojaron una tradición de mercado.

AMPUDIA calles porticadas

Las casas son de muros espesos (adobe o ladrillo) para proteger de las temperaturas.

AMPUDIA calles porticadas

Encaladas y repintadas de acuerdo con las leyes de proteccionismo del casco urbano, las casas cuentan con dos alturas.

AMPUDIA calles porticadas

En la superior se encontraban los dormitorios y sobre ellos, el desván. En la altura inferior encontrábamos diversidad de habitaciones como cocina, zaguán, despensa, comedor, patios, marranera, pajar, etc.

AMPUDIA calles porticadas

Las puertas de madera resistentes y las ventanas pequeñas reflejan, quizás, una época de inseguridad social.

El sistema de calefacción de gloria o enroje sigue siendo usado hoy día en muchas de estas casas.

AMPUDIA calles porticadas

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí