Llega la hora de la verdad

0
516

Los regantes de Osorno, Abia de las Torres, Castrillo de Villavega, Bárcena de Campos, Villanuño de Valdavia, Villasila de Valdavia y Villaeles de Valdavia tienen que decidir

El proximo mes de mayo han de dar el paso definitivo para la conversión en regadío de algo más de 2.700 hectáreas.

La Comunidad de regantes ha anunciado la celebracion de una asamblea en la que debe acordarse la licitación del proyecto.

Se da así continuidad al acuerdo adoptado en agosto del pasado año por La Junta de Castilla y León que autorizó la encomienda de gestión para la obra de conversión en regadío de 2.700 hectáreas de las Vegas del Bajo Valdavia, cuyo riego no tendrá un coste energético para el más de un centenar de los agricultores de la zona y podrán ahorrar así 300 euros al año por hectárea, lo que supondrá más de 800.000 euros al año.

La obra se ha proyectado como riego por aspersión con un 100 por cien de eficiencia energética, por lo que no tendrá coste alguno de electricidad o de combustibles fósiles. Para lograrlo, se aprovecha la energía potencial que genera la diferencia de altura de 51 metros existente entre el punto de toma de agua, en el azud sobre el río Valdavia, a la altura de Puebla de Valdavia, y el comienzo de la zona regable en el municipio de Villaeles de Valdavia.

Esta diferencia de cota se amplía hasta 136 metros al final de la misma, en el municipio de Osorno la Mayor, y permite que el agua para riego llegue con suficiente presión a los hidrantes localizados en las parcelas. De este modo, los agricultores de la zona ahorrarán en energía en torno a 300 euros por hectárea al año de media, lo que supone más de 800.000 euros al año.

Los 11,2 millones de euros que invertirá la Junta, como obra de interés general, tendrán como finalidad la construcción del azud desmontable de 1,2 metros de altura, levantado sobre el río Valdavia, con pilares y vigas de acero, para dar servicio a la toma de agua para riego; la creación de la conducción principal de agua de 23,6 kilómetros que se prolonga desde el azud hasta el final de la zona regable; y la puesta en marcha de dos balsas de regulación para almacenar agua para épocas de demanda, con capacidad de casi 100.000 metros cúbicos cada una. Estas obras darán comienzo antes de que finalice el año y el plazo de ejecución estimado es de 24 meses.

Por su parte, la Comunidad de Regantes asumirá el coste del proyecto de la red de riego, que asciende a 8,7 millones de euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí