La restauración del retablo de la iglesia de Támara estará en marzo del próximo año

Ya está en marcha. El proyecto para intervenir en uno de los elementos más importantes de la iglesia de San Hipólito de Támara de Campos es una realidad.

Una veintena de trabajos se han programado para llevar a buen puerto un proyecto que arrancará tras la instalación de un andamio multidireccional homologado que permitirá la toma de datos, realizar pruebas de solubilidad análisis físico-químicos y  el registro fotográfico.

Se extraerán muestras representativas de los estratos policromos y preparatorios para su estudio.

De esta manera se identificará la técnica de ejecución y los materiales utilizados. Se analizarán los parámetros de solubilidad para definir los materiales más adecuados en cada proceso.

Se llevará a cabo una protección o sentado de color de las zonas con eminente peligro de desprendimiento y la eliminación de la acumulación de suciedad superficial mediante brochas suaves y aspirado de partículas.

El ático de retablo de la iglesia de Támara ha perdido su estabilidad y es necesario desmontarlo completamente para restablecer todos los ensambles, reforzar todos los elementos estructurales, subsanar en lo posible las deformaciones cuando vuelva a montarse y reintegrar volumétricamente todos los elementos perdidos.

Se apuntalará  el extremo izquierdo de la predela, para proceder a la consolidación del banco.

Como este se encuentra en muy mal estado será necesario eliminar todo lo que ha perdido la estabilidad y reponerlo con la misma fábrica.

Se procurará retirar las yeserías protegiéndolas o empapelándolas a modo de arranque para poder devolverlas a su lugar, y solo reintegrar volumétricamente lo perdido.

Otra fase del proyecto es el desmontaje de las zonas de retablo necesarias para aligerar el peso y poder eliminar en lo posible las deformaciones de la zona izquierda del retablo: columna, relieve, etc.

Se comprobará el estado y la funcionalidad de los tirantes y los apoyos originales, colocación de elementos nuevos necesarios para conseguir mayor estabilidad y se llevará a cabo la reintegración volumétrica de las zonas perdidas que sean necesarias para la estabilidad estructural del conjunto o para su comprensión y buena contemplación.

Los elementos perdidos de gran tamaño de los cuales no se tengan datos suficientes para reproducirlos, se reintegrarán lo más neutramente posible, pero procurando que se pierda en lo posible en el original. Las piezas de las cuales se tengan datos se reintegrarán miméticamente y será mediante la reintegración cromática con lo que se procurará diferenciarlas del original. Se utilizarán resinas bicomponente o madera más blanda que la original dependiendo de las necesidades de la zona. o Consolidación de fendas.

Otra actuación de relieve es el tratamiento curativo-preventivo antixilófagos ejecutado por empresa especializada previo informe técnico realizado por la misma. Se trata de un ataque activo. Se aprovechará el desmontaje de parte del retablo para realizar con más facilidad el tratamiento.

No se olvida el proyecto a realizar en Támara de Campos de la consolidación material y sentado de color. Consolidación profunda de zonas con pérdida de la consistencia material mediante la inyección de resina acrílica y reintegración material con función de consolidación si es preciso.

Se ejecutará en el templo terracampino la reintegración material con función de consolidación en zonas sobresalientes y aristas, la adhesión de las capas de película pictórica al soporte, la reintegración cromática y la material. Se realizará de una manera imitativa en zonas donde se tenga información suficiente y en el resto se emplearán criterios más conservacionistas mediante tintas neutras, entonado de soporte lígneo etc. o La protección final de las policromías se efectuará con la aplicación de una resina mediante impregnación o nebulización que proteja la superficie de los agentes externos y que restituya la saturación de cada técnica.