La joven artista natural de Baltanás, Marta Curiel Garrachón, expone durante el mes de diciembre, en el Museo del Cerrato del municipio, su muestra Bodegas de Baltanás, en la que combina obras que ilustran este patromino etnográfico heredado intentando dar vida a lo perdido y mostrando la belleza  de lo antiguo a través de diferentes técnicas (bolígrafo bic, lápiz y lápices de colores). Además, también se exponen otra serie obras con las que Curiel trata de despertar diferentes sensaciones y emociones en el espectador.  “Dejar un pequeño camino a la libre interpretación. Realzar la juventud  y los rasgos de la mujer joven. Con personalidad fuera de lo común. Lo auténtico lo real y transparente. Ver la belleza de lo natural y la energía  que transmite”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí