La festividad de San Marcos es, para los vecinos de Torquemada, esa ocasión tan esperada en la que pueden reunirse en la ermita de Valdesalce, celebrar la llegada del buen tiempo y pedirle al Santo que las lluvias y el sol sean benevolentes con el campo de la localidad

Pero también es la oportunidad de reunirse y almorzar juntos el tradicional “Pan y Quesillo”.

Ermita Valdesalce

Después de la misa en la ermita, se reparten cerca de 3.000 bolsas con un pedazo de pan y una porción de queso, todo ello, como no podía ser de otra manera, elaborado por los empresarios de la localidad.

No se trata de una “pedrea” como las que puedan celebrarse en el Cristo del Otero, sino que es un reparto organizado en el que incluso están presentes los torquemadinos que viven o trabajan fuera, ya que los vecinos suelen guardar una bolsa de “Pan y quesillo” para regalársela a esos amigos y familiares. Y es que el placer de compartir es el verdadero espíritu de esta fiesta, que aspira a obtener la declaración de Interés Turístico Regional.

Preparar las bolsas de “Pan y quesillo” ya es de por sí una actividad en comunidad, ya que los trabajos comienzan muy temprano, y en ellos participan empresas de Torquemada, pero también de pueblos como Cobos de Cerrato, Palenzuela o Valdecañas.

Hasta la ermita de Valdesalce llegan en la festividad de San Marcos miles de personas, la mayoría procedentes de localidades vecinas a Torquemada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí