SAN TELMO: DE FRÓMISTA A LA MAR

La historia de San Telmo es, cuanto menos, sorprendente. ¿Cómo un hombre nacido en Frómista (Palencia) hace nueve siglos logra convertirse en el Santo al que se encomiendan todos los marineros? ¿Cómo, desde su meseta natal, llega a ser el símbolo católico de la mar?

Fotografía de la página web de la Cofradía de San Telmo

Pedro González Telmo (Frómista, Palencia, 9 de marzo de 1190Tuy, 15 de abril de 1246) era un fraile de la orden de los Predicadores, distinguido por su locuaz retórica, que le llevó a ocupar cargos importantes a lo largo de su vida, como el Priorato del Convento de Guimaraes (Portugal), y a ser testigo de notables acontecimientos históricos, mientras fue capellán del rey San Fernando (Fernando III de Castilla).

Al parecer, sus orígenes estuvieron marcados por un suceso que tuvo lugar en Palencia. Pedro era sobrino del obispo de la ciudad, Arderico, quien le ayudó a convertirse en deán tras finalizar sus estudios en la Universidad de Palencia -la primera que se fundó en España-.

La antigua casa de Santo Domingo de Guzmán pudo ser la sede de la Universidad de Palencia.

Dice la leyenda que, cuando desfilaba por la ciudad engalanado y a lomos de su caballo para ocupar su puesto como deán, el animal sufrió un tropiezo, que lanzó a Pedro González Telmo al fango. La caída provocó las risas y burlas del pueblo, que antes lo aplaudía y admiraba. Pedro González Telmo se sintió tan humillado, que ingresó en un convento para apartarse del mundo y vivir para siempre con austeridad y humildad.

Procesión en honor a San Telmo en Sardina del Norte (Gáldar, Gran Canaria).

Como decimos, San Telmo se convirtió en el patrono de los marineros. Pero lo más curioso de su historia es que, al parecer, jamás se echó a la mar ni se enroló en embarcación alguna. Sin embargo, se dice que obró toda clase de milagros en mar, tierra y aire, y ofreció valiosa protección a cuantos se encomendaban a su intercesión, especialmente en el océano. Y la clave es que, para el fromisteño, la vida era un mar embravecido de calamidades, unas aguas difíciles de surcar sino era gracias al timón de la virtud.

Otra teoría relaciona a San Telmo con el mar por un posible error histórico. Y es que en la advocación popular se le habría confundido con San Erasmo de Formia (Sanct’ Elmo), también venerado por los navegantes.

Sea como fuere, el nombre de San Telmo ha protegido a cientos de iglesias y pueblos de España y América Latina, así como a importantes navíos (como el que vemos en la imagen, hundido en el Cabo de Hornos en en septiembre de 1819 con una dotación de 644 marineros, soldados e infantes de marina).

Compartir
Artículo anterior“CASA DE LA JUVENTUD – PIJ”
Artículo siguiente“DÍA DEL PEREGRINO”
Palencia en la Red
Palencia en la Red es un portal dedicado a los pueblos palentinos, que te informa y entretiene, contándote todo lo que te interesa sobre nuestro medio rural y sus empresas. Palencia en la Red, líder desde 2012, pone en valor la forma de vida de nuestra provincia. Más de 100.000 usuarios forman parte de la red palentina. ¡Súmate a ellos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí