Los viajes turísticos por el Canal de Castilla de Frómista a Boadilla, a la vuelta de la esquina

Una vieja aspiración. Aprovechar el Canal de Castilla para vincularlo al Camino de Santiago. En esa línea va dirigido el proyecto de instalación de dos pantanales en el Canal, entre los términos de Frómista y Boadilla del Camino.

El presupuesto es de 58.400 euros y si este mes no se presentan ni alegaciones ni sugerencias, podrá ser licitado en marzo y proceder a su instalación en primavera.

El interés de este proyecto es que las embarcaciones podrán navegar en un tramo que coincide con el Camino de Santiago, desde la esclusa número 17 hasta un kilómetro antes de la 16, en el término de Boadilla del Camino.

El Canal de Castilla es una de las mayores obras de ingeniería civil de los siglos XVIII y XIX en España. Se trata de una red fluvial artificial compuesta por cuatro canales que suman un total de 207 kilómetros a lo largo de las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid.

El ambicioso proyecto intentaba comunicar las tierras castellanas con los puertos del Norte y transportar así lana y cereal. Hoy, dos barcos surcan el Canal de Castilla en Palencia, el Marqués de la Ensenada –que zarpa de Herrera de Pisuerga– y el Juan de Homar –que hace lo propio en Villaumbrales.