El 3 de febrero, San Blas, siempre es un día especial en Carrión. Una jornada en la que se celebra una tradición curiosa y original: la «rodada de naranjas»

Esta tradición, que presume alguna leyenda popular medieval, tiene en realidad orígenes inciertos y representa una de las costumbres más arraigadas en Carrión de los Condes.

Los más pequeños de la localidad acudían con sus profesores hasta el monasterio de Santa Clara a «besar la reliquia» de San Blas, una costumbre religiosa aún latente, y posteriormente, rodaban por las eras cercanas al monasterio las naranjas que habían llevado.

La celebración de esta  festividad comienza a las 17 h, con una misa en el monasterio de Santa Clara, el lugar donde se hallan las reliquias de San Blas.

Después de que el sacerdote ofrezca a los asistentes la reliquia para ser besada, los niños de la localidad jacobea cumplirán con la tradición, rodarán sus naranjas por la explanada contigua bajo la atenta mirada de padres, familiares y visitantes.

Compartir
Artículo anteriorToca organizarse
Artículo siguienteTodos cumplen
Palencia en la Red
Palencia en la Red es un portal dedicado a los pueblos palentinos, que te informa y entretiene, contándote todo lo que te interesa sobre nuestro medio rural y sus empresas. Palencia en la Red, líder desde 2012, pone en valor la forma de vida de nuestra provincia. Más de 100.000 usuarios forman parte de la red palentina. ¡Súmate a ellos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí