Esta época del año se produce lo que conocemos con el nombre de la “Berrea”, se trata de los berridos de los ciervos machos, es un sonido profundo y largo, parecido a un mugido de vaca. Durante un mes los machos no dejarán de emitir fuertes berridos o bramidos.

Con este gesto anunciará la llegada del celo y avisará de su presencia a las hembras y al resto de los machos, comunicando así los combates para hacerse con el mando del territorio y de la manada.

Este fenómeno se puede escuchar en la Montaña Palentina, pero también en la reserva de ciervos que existe en el Monte el Viejo, muy cercano a la capital de Palencia.

Más información AQUÍ