10 en civismo en el comienzo de curso

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha inaugurado hoy el curso 2020-2021 de las enseñanzas escolares de la Comunidad, donde ha destacado que, a pesar de tratarse de un curso muy diferente a todos los anteriores a causa de la pandemia, tanto familias, como docentes y alumnos han dado un ejemplo de esfuerzo de adaptación y responsabilidad, por lo que ha afirmado que “han sacado un 10 en civismo en el comienzo de curso”.

Al mismo tiempo, también ha agradecido el trabajo y esfuerzo de las organizaciones sindicales, las  asociaciones de madres y padres de alumnos, el conjunto de la comunidad educativa, y al ámbito sanitario, con el que ha habido una intensa coordinación para establecer los protocolos necesarios.

Si bien el riesgo cero no existe, el presidente de la Junta ha asegurado que lo importante es estar preparado para afrontar todas las incidencias que se produzcan. En este punto, ha afirmado que nunca antes los tres grandes servicios gestionados por la Comunidad (Educación, Sanidad y Servicios Sociales) habían trabajado tan unidos para hacer frente a un problema. Del mismo modo, ha apostado por que los tres niveles de la administración -estatal, autonómica y local- trabajen lo más unidos posible. En este punto ha destacado la importante labor que están haciendo las administraciones locales por aplicar las medidas de prevención y seguridad, y ha asegurado que desde la Consejería de Educación también se realizará un esfuerzo para apoyarles.

Fernández Mañueco ha insistido en que la Junta de Castilla  y León ha apostado desde el primer momento por la presencialidad de los 347.500 estudiantes que cursan estudios en la Comunidad, para lo cual se ha incrementado notablemente el número de docentes, hasta superar los 35.300, es decir, 1.105 más que el curso pasado. Además, se ha alcanzado un acuerdo con los sindicatos para aumentar aún más, si es necesario, el número de profesores, así como para agilizar los procesos de sustitución del personal interino y aumentar las posibilidades de conciliación de los docentes, entre otros aspectos.

La Junta de Castilla y León también ha hecho una fuerte apuesta por la transformación digital, de manera que todos los centros públicos inician el curso con conexión ultrarrápida a Internet y disponibilidad de aulas virtuales. Así, se ha pasado de 3.000 a más de 10.000 dispositivos para alumnos con dificultades económicas, con el objetivo de reducir la brecha digital, y próximamente se llegarán a 7.000 más, en aplicación del convenio suscrito con el Ministerio de Educación y RED.es.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí