Se prevé la instalación de una serie de sensores en los núcleos de población situados en el Camino de Santiago a su paso por la provincia de Palencia

 

Controlar la cantidad de agua que se consume y la calidad del líquido elemento que se suministra. Dos objetivos que se quieren alcanzar en el Camino de Santiago, en 18 localidades de la provincia donde está prevista la instalación de sensores para la monitorización de los caudalímetros y contadores existentes en las instalaciones.

Los sensores y dispositivos para la monitorización deben permitir la lectura en remoto del consumo de agua de los contadores.

En cuanto a la calidad del agua que se suministra a estas 18 localidades, los sistemas deben permitir analizar el cloro libre residual y establecer la tasa de sólidos en suspensión. Además, podrá ser objeto de valoración la instalación de nuevos equipos (sensores, sondas, etc) que adicionalmente puedan llevar a cabo mediciones de PH, Redox y turbidez.

Se contemplarán y adoptarán las medidas antivandálicas necesarias para impedir que el dispositivo sea dañado o destruido, debiendo prestar especial atención a la ubicación de los dispositivos. Se buscará en todo momento su colocación en un punto de difícil acceso y contarán con un sistema de anclaje robusto que impida su robo o su desprendimiento accidental.

Todas las incidencias deberán gestionarse a través de una plataforma para mantener un control de las acciones llevadas a cabo, un registro actualizado de los problemas y reparaciones. Los dispositivos se integrarán con la plataforma software de Territorio Rural Inteligente de Castilla y León.