Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron 257 durante el año 2020 en Castilla y León, como en 2019, frente a un aumento del 13,6 por ciento en España, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este viernes y recogida por Europa Press.

En concreto, en el primer trimestre de 2020 se computaron 51 familias y empresas en quiebra, 61 en el segundo, 69 en el tercero y 76 en el cuarto.

Las comunidades autónomas con mayor número de deudores concursados en 2020 fueron Cataluña (2.003), Comunidad de Madrid (1.099) y Comunidad Valenciana (947) y concentraron el 60,3 por ciento del total de deudores concursados. Por su parte, la comunidad con menor número de deudores concursados fue Comunidad Foral de Navarra (33) con Castilla y León en el séptimo lugar del ranking donde gana un puesto respecto a 2019.

De esos 257 procedimientos correspondientes el pasado año, 229 fueron voluntarios y 28 de carácter necesario. En función de la clase de procedimiento, 253 de los casos se realizaron por procedimiento abreviado mientras que los cuatro restantes se correspondieron con el procedimiento ordinario.

Además, de los 257 deudores concursados en 2020 en Castilla y León, 117 son empresas (personas físicas con actividad empresarial y personas jurídicas) mientras que las 140 restantes son familias, lo que supone un 66,6 por ciento más al pasar de 84 en 2019 a 140 en 2020 (personas físicas sin actividad empresarial).

La mayor parte de las 117 empresas concursadas el pasado año en Castilla y León, 59 en total, se encuentran en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros), seguidas de otras 18 en el tramo sin clasificar, mientras que 15 pertenecen al tramo de entre 250.000 euros y 500.000 euros y ocho en el de entre uno y dos millones de euros.

Entre el de 250.000 a 500.000 euros hay siete empresas, cuatro en el de dos y cinco millones y otras cuatro en el de más de diez millones con dos en el de cinco a diez millones.

Por antigüedad, la mayor parte de las empresas concursadas el pasado año (30) tenían menos de cuatro años y 28 más de 20 años de vida, con 24 casos de empresas en el tramo de cinco a ocho años, trece en el de trece a dieciséis años y once en el de nueve a doce años, con seis en el de sin clasificar y cinco en el de 17 a 19 años de antigüedad.

En cuanto al número de asalariados, la mayor parte de las empresas concursadas (29) tiene de uno a dos trabajadores, 25 ninguno y 24 entre tres y cinco, con doce casos en el tramo sin clasificar y once con plantillas de entre diez y 19 personas, además de ocho en el de seis a nueve, siete en el de 20 a 49 y una en el 50 a 99 trabajadores.

DATOS DEL CUARTO TRIMESTRE

Por otro lado, Castilla y León registró el menor incremento anual en el cuarto trimestre, con un 1,3 por ciento, inferior a la media nacional que aumentó un 5,8 por ciento y sólo registró descensos en seis territorios liderados por Navarra (-52,0 por ciento).

La mayor parte de los 76 deudores concursados del cuarto trimestre se registraron en Valladolid, con 28, seguida de Salamanca, con 15, y León, con 12. Por detrás se sitúan Burgos, con 9; Palencia, con 5; Soria, con 3; Segovia, con 2, y Ávila y Zamora, con uno en cada caso.

Esos 76 deudores se reparten entre 32 empresas y 44 familias, 18 de ellas en Valladolid, además de en siete en León y otras tantas en Salamanca, cinco en Burgos, tres en Palencia, dos en Segovia y uno en Ávila y en Soria, con cero casos en Zamora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí