Mahou San Miguel sale al rescate de la hostelería durante la crisis sanitaria del coronavirus con un ambicioso plan de ayudas que propiciará una facturación de más de 75 millones de euros para bares y restaurantes, con el fin de que puedan funcionar al mayor ritmo posible, generar consumo y sobre todo proteger el empleo.

En concreto, la propietaria de marcas Mahou, San Miguel o Solán de Cabras ha diseñado un plan de rescate para el sector hostelero nacional con el objetivo de activar este sector, lo que ha llevado a la cervecera líder en España a revisar el presupuesto de este año para priorizar sus esfuerzos en la recuperación de bares y restaurantes, que han tenido cerrados sus establecimientos casi dos meses por el estado de alarma.

«Dentro de nuestras previsiones y de los planes que teníamos, hemos desviado y cancelado muchas actividades para priorizar la hostelería con una gran campaña que pone a disposición de los clientes producto que generará una facturación de 75 millones de euros y ayudará a que los engranajes del motor de ese sector empiecen a moverse», ha señalado el director general de Mahou San Miguel, Alberto Rodríguez-Toquero, en declaraciones a Europa Press.

Esta contribución al sector hostelero es la mayor de la industria en estos momentos, donde el producto (cerveza Mahou, San Miguel y Alhambra y agua de Solán de Cabras) ya está llegando desde hace unas semanas a los bares y restaurantes de toda España que ya están levantando la persiana de sus establecimientos.

Mahou San Miguel no olvida que se trata de una compañía familiar, donde «las personas están el centro», por lo que ha garantizado el trabajo a sus más de 4.000 empleados, tras no haberse acogido a ningún Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante la pandemia.

Por eso, además de poner todos los recursos en sus empleados, la cervecera ha querido estar al lado de la hostelería en estos duros momentos con la campaña ‘Somos Familia’. «Si nosotros cuidamos de las personas que trabajan en Mahou, también hay que hacerlo con nuestros clientes de hostelería. Así cuidamos del negocio y generamos prosperidad», ha reconocido Rodríguez-Toquero.

De esta forma, en estos momentos «inéditos y tan duros» la compañía tampoco ha querido descuidar a sus clientes de alimentación, que no han cerrado durante el confinamiento y a los que han tenido que surtir ante los repuntes y picos de demanda de producto, y a los que la firma tiene previsto agradecer con otra campaña.

«Consideramos que esta compañía tiene un fin de unión y conexión con los consumidores y con nuestros clientes hosteleros, que son los que ponen el escenario para que estos encuentros ocurran. Nos sentimos orgullosos de lo que hemos hecho, porque hemos podido hacer realidad ese momento de unidad y conexión en este momento tan complicado», ha reconocido el directivo a Europa Press.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí