Junta-Familias

La Consejería de Economía y Hacienda ha iniciado este jueves, 1 de julio, una nueva campaña de deducciones familiares autonómicas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) –sexto año consecutivo de la convocatoria– correspondientes al ejercicio 2017.

Según explica el Gobierno autonómico a través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, con esta campaña, que se extenderá hasta el 30 de septiembre, se pretende ayudar a los ciudadanos de Castilla y León de bajos recursos que en años anteriores no se aplicaron estas deducciones por no haber generado una renta suficiente para que puedan disfrutar ahora estos beneficios fiscales.

Para ello, el Gobierno de la Comunidad estableció en 2011 una excepción dentro de la normativa reguladora del IRPF para permitir a los contribuyentes que no alcanzaban la cuota mínima exigible deducirse determinados gastos familiares de este tributo.

Por ello, los contribuyentes deben, entre otros requisitos, justificar su domicilio fiscal en Castilla y León en 2017, mientras que en el caso de las ayudas por nacimiento o adopción los descendientes deben haber nacido en esa anualidad.

A través de este «mecanismo pionero», Castilla y León se sitúa como «la única Comunidad» que garantiza que las personas con rentas bajas no pierdan las deducciones autonómicas de carácter familiar por no tener suficiente cuota íntegra en el IRPF o por no estar obligadas a presentar la declaración.

A esto añaden que Castilla y León es la Comunidad con «las mejores ventajas fiscales de España para la natalidad y la familia» y se encuentra además entre las tres primeras autonomías «con la fiscalidad más favorable para el mundo rural».

Las bonificaciones autonómicas familiares aplicables son seis: familia numerosa, nacimiento o adopción de hijos, partos múltiples o adopciones simultáneas, gastos de adopción, cuidado de hijos menores y permiso de paternidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí