Más de un centenar de agentes de viajes de Castilla y León se ha concentrado este miércoles frente a la sede de las Cortes para «alzar la voz» ante el riesgo de «desaparición la profesión» debido a la situación que la restricciones por la pandemia de coronavirus han provocado.

Aunque la convocatoria no respondía a ninguna sigla en concreto, sino que buscaba «aglutinar a todo el sector», varias organizaciones profesionales de agencias de viaje han participado en la concentración para reclamar a las administraciones «ayudas» que les permitan «sobrevivir» a esta situación.

Así, el presidente de la Federación Castellano y Leonesa de Asociaciones de Agencias de Viajes (Feclav), Pablo Parrilla, ha advertido de que el sector tiene el irónico «honor» de ser «el más dañado» por esta pandemia, puesto que las cancelaciones, devoluciones y repatriaciones que tuvieron que afrontar con la declaración del estado de alarma en marzo «ya destruyó los ingresos de finales del año pasado».

A esto se suma que las restricciones perimetrales o a la hostelería han hecho «impracticable» la actividad del sector una vez pudo reabrir en junio, de tal modo que actualmente las ventas alcanzan una caída del 95 por ciento.

En cuanto a las medidas de apoyo ofrecidas por las administraciones, Parrilla ha lamentado que se hayan limitado «al endeudamiento» a través de préstamos y líneas ICO, inasumible ya para un sector que en un 95 por ciento está compuesto por pymes.

Además, los agentes de viaje han advertido del problema que supone cualquier venta que puedan realizar en estos días dados los gastos que se generan en caso de cierres posteriores, circunstancia que las autoridades «deberían pensar» a la hora de adoptar estas restricciones, con medidas que permitan «cubrir esas eventualidades» y les permitan vender «de manera segura».

Así lo ha recalcado Pablo Parrilla, quien ha añadido que entre un diez y un 20 por ciento de las 685 agencias que había abiertas en el mes de enero ha cerrado ya de forma definitiva, mientras que muchas de las que continúan abiertas «aguantan» por «esos endeudamientos». «Si esto se prolonga está en riesgo la profesión agente de viaje», ha sentenciado el presidente de Feclav.

En este sentido, ha pedido que cuando se tomen medidas sanitarias «se tengan en cuenta los daños colaterales» y se ofrezca «viabilidad y ayudas directas», al tiempo que se les libere de otros gastos como cuota de autónomos, Impuesto sobre Actividades Económicas o las pólizas de caución con las instituciones que tendrán que afrontar en enero. Entre 1.500 y 2.000 personas trabajan en este sector en la Comunidad, que factura entre 800 y 900 millones de euros de facturación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí