La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural destinará casi 1,5 millones de euros para las ayudas a infraestructuras en superficies pastables con el objetivo de mejorar la bioseguridad de las explotaciones ganaderas en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León cofinanciada por el Feader (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural).

La principal novedad respecto a la orden de 2018 es que se ha incluido la reparación o reforma de infraestructuras existentes, no solo la construcción, y se ha especificado más las que son subvencionables: la construcción y reforma de cercados, mangas de manejo, lazaretos, pasos canadienses (exclusivamente con estructuras de tubos redondos giratorios) y abrevaderos con una altura mínima de 0,40 metros medidos desde el suelo, al borde superior del mismo (con el fin de dificultar el acceso a la fauna silvestre).

Según consta en la orden publicada este viernes en el Bocyl por la que se establecen las bases reguladoras de la concesión de las subvenciones a las inversiones de creación, mejora o ampliación a pequeña escala de infraestructuras en superficies pastables, el proyecto de inversión se subvencionará en un cien por cien con un importe máximo de 50.000 euros por beneficiario.

Por su parte, el plazo de solicitud y ejecución de las obras vendrá determinado en la orden de convocatoria que se publicará «próximamente» con un presupuesto de 1.496.339 euros, informan desde el departamento que dirige Jesús Julio Carnero.

Se podrán beneficiar de estas ayudas las entidades locales que sean titulares o gestores de pastos de aprovechamiento común en el ámbito territorial de Castilla y León. «Así se fomenta el estatus sanitario de la cabaña ganadera, minimizando el riesgo de transmisión de enfermedades entre ganaderías y fauna silvestre y potenciando la posibilidad de acceso y aprovechamiento de estas superficies», aseveran desde Agricultura.

Alguno de los requisitos que deben cumplir los solicitantes son que la superficie pastable tenga un Código de Explotación Agraria (CEA) activo con clasificación de pasto comunal o pasto de aprovechamiento en común, que el aprovechamiento sea para ganado bovino y el compromiso de mantener las inversiones en estado óptimo durante al menos cinco años contados desde el pago final al beneficiario.

Estas bases permiten establecer las ayudas destinadas a las realización de inversiones en pequeñas infraestructuras en superficies pastables que posibiliten la implantación de instalaciones ganaderas «con unos niveles de seguridad sanitaria suficientes» para la cabaña ganadera y para los habitantes de poblaciones de las zonas rurales de la Comunidad.

«De esta forma, se permite proteger al ganado doméstico del riesgo de enfermedades, minimizando en lo posible la influencia de la fauna silvestre, como reservorio y fuente de contagio, y preservando así la sanidad en el medio natural», explican las mismas fuentes.

Esta ayuda está incluida en la Medida 7 del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020, sobre ‘Servicios básicos y renovación de poblaciones en las zonas rurales’, en concreto, en su Submedida 7.2: ‘Apoyo a las inversiones en la creación, mejora o ampliación de todo tipo de pequeñas infraestructuras, incluidas las inversiones en energías renovables y ahorro de energía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí