Agricultura publicará hoy las bases reguladoras de las ayudas para la mejora de producción y comercialización de miel

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural publicará hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la orden por la que se establecen las bases reguladoras de la concesión de las ayudas destinadas a la mejora de la producción y
comercialización de la miel

Según han informado desde el departamento que dirige Jesús Julio Carnero, los beneficiarios serán apicultores con al menos 150 colmenas, cooperativas apícolas y organizaciones representativas con personalidad jurídica propia así como los laboratorios debidamente acreditados que efectúen análisis de las características fisicoquímicas de la miel.

Además, se dará prioridad a jóvenes y mujeres con el principal objetivo de fomentar la incorporación al campo y fijar población en el medio rural.

Las mismas fuentes han precisado que en la orden de convocatoria que se publicará próximamente se establecerán el plazo de presentación de las solicitudes y el presupuesto total destinado a estas ayudas y el reparto de los fondos será fijado en Conferencia Sectorial de acuerdo al criterio del número de colmenas que hay en cada comunidad autónoma y a que esta tenga un programa oficial de vigilancia de agresiones y enfermedades de las colmenas, principalmente varroosis, «criterio que se cumple en Castilla y León», han recordado las mismas fuentes.

Para recibir estas subvenciones, los beneficiarios deberán realizar la actividad apícola con anterioridad al 1 de enero de 2020, encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias, tener contratado un seguro de responsabilidad civil para desarrollar la actividad y realizar, al menos, un tratamiento frente a la varroosis.

Las bases reguladoras recogerán las novedades del Programa Apícola Nacional presentado por España para el trienio 2020-2022 aprobado por la Comisión Europea, informa EP.

Con estas ayudas los apicultores de Castilla y León pueden beneficiarse de seis líneas de subvenciones destinadas a recibir información y asistencia técnica; luchar contra los agresores y enfermedades de la colmena, como la varroosis; racionalizar la trashumancia; apoyo para el análisis de la miel; repoblación de la cabaña apícola y mejora de la calidad de los productos apícolas con el objetivo de posicionarlos en el mercado a través de la diferenciación.

En Castilla y León hay más de 5.500 apicultores que agrupan casi 450.000 colmenas, lo que representa el 15 por ciento de las colmenas nacionales. Desde la Consejería de Agricultura han recordado que el sector apícola es un sector estratégico, además de por su volumen, por el papel que desempeñan las abejas melíferas en el medio natural, en el equilibrio ecológico y en el mantenimiento de la biodiversidad debido a la polinización que realizan en los cultivos y en la vegetación natural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí