La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la modificación de la Orden que en Castilla y León regula el Instrumento Financiero, estableciendo como fecha límite para solicitar este tipo de préstamos el 31 de diciembre de 2021.

En la crisis generada por la COVID-19, el sector agrario y agroalimentario ha dado buena respuesta a la demanda alimentaria, poniendo de manifiesto que las explotaciones agrícolas y ganaderas, así como la industria agroalimentaria, son fundamentales en el suministro de la cadena alimentaria. Pero la baja demanda en el canal de restauración, principalmente, ha generado en algunos casos problemas tanto en producción como en la industria de transformación.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural tiene en marcha desde 2018 el instrumento financiero en el marco del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 apoyado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader). Castilla y León fue la primera comunidad autónoma de España, y de las primeras en Europa, en poner a disposición del sector agrario y agroalimentario este tipo de apoyo financiero, novedoso en el marco de las ayudas, ya que permite apoyar actuaciones íntegramente con préstamos garantizados o combinar el apoyo del Instrumento Financiero con subvención a fondo perdido.

MODIFICACIÓN. La Comisión Europea, tras la declaración de la pandemia y con el fin de responder al impacto de la crisis económica, realizó cambios en la normativa comunitaria entre los que se incluyó la flexibilización de la aplicación del Instrumento Financiero.Esta modificación permite apoyar, en pequeñas y medianas empresas, el capital circulante hasta un máximo de 200.000 euros, sin necesidad de tenerlo que vincular a una inversión.
Y ahora, y dada la situación económica, se amplía el plazo para solicitar los préstamos de capital circulante hasta el 31 de diciembre de 2021.


La Junta no comparte el decreto de ayudas de la PAC porque generará “desequilibrios”

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha rechazado el decreto aprobado por el Gobierno de ayudas de la PAC al considerar que los criterios empleados en él se aplican de forma “brusca” y no “prudente” como ha reclamado la Junta, ya que a su juicio puede provocar “desequilibrios” entre los agricultores y ganaderos de la Comunidad.

Carnero ha recordado que la posición de la Junta, que se ha manifestado tanto de manera escrita al Ministerio en fase de alegaciones, como en el Consejo Consultivo, es “clara y diáfana. Entendemos que hay que seguir avanzando en la aplicación de los nuevos criterios de la PAC, pero tenemos la posibilidad de hacerlo de manera brusca o suave. Hacerlo de esta última forma supone tener hasta 2026 una convergencia progresiva”, ha explicado.

El Ministerio ha optado por hacerlo de manea “brusca”, lamenta, y quiere establecer dichos criterios de convergencia que, a su juicio, “favorecerá a unos y perjudicarán a otros” anticipándolo a este ejercicio y al próximo. “La Junta está en desacuerdo con esta posición. Todos queremos la nueva PAC, pero para ser exitosa necesariamente tiene que aplicarse de forma prudente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí