233.000 euros es el presupuesto que se maneja para frenar el deterioro estructural de la literna de la colegiata de San Miguel

Ampudia mira al cielo, mira a las alturas, mira a su colegiata, mira a su esbelta torre. Una torre que precisa de una intervención urgente que frene el deterioro que sufre. No son cuestiones menores. Se trata de problemas que arrastra desde hace décadas y que precisan de una intervención ya.

Las necesidades que plantea el edificio pasan por detener el deterioro estructural que se manifiesta en el agrietamiento o desplome de las fábricas y el deterioro general de los elementos ornamentales.

Se procederá a sustituir elementos muy alterados por otros de nueva construcción y se evitará el deterioro por la acción de la intemperie de zonas altas de las fábricas más
deterioradas.

También se quiere evitar la entrada de agua a los muros desde zonas superiores y al mismo tiempo se recuperarán sistemas de evacuación de las aguas de lluvia.

La contratación de los trabajos, si se cumplen los plazos establecidos, podría cerrarse en diciembre (las empresas interesadas pueden presentar sus ofertas hasta el 18 de noviembre).

En respuesta a las necesidades de consolidar las fábricas existentes, se propone en el proyecto diseñado para la torre de la colegiata de Ampudia el cosido estructural de muros agrietados, la consolidación de zonas superiores de la fábrica (albardillas, cornisas, etc..) con recolocación de zonas desprendidas o removidas y posterior terminación de
protección con revestimientos de zinc y la limpieza y acabado de paramentos, con diferentes niveles de deterioro por perdida de sección y con reconstrucciones pasadas con materiales inadecuados.

Además se ha programado la restauración de elementos ornamentales con mortero restaurador y la reconstrucción de zonas de la sillería de piedra caliza con importante pérdida de volumen, con mortero restaurador o piedra.

Esta actuación, que parte con un presupuesto de 233.000 euros llega casi dos años después de que se procediera a una actuación de urgencia previa consistente en la colocación de mallas planteadas como acción de protección preventiva de los elementos más degradados. Ejecutado esta acción se ha visto necesario evitar un previsible deterioro mayor de los elementos de la torre más expuestos a la intemperie y la intervención en profundidad en aquellas partes en las que la fábrica se ha visto afectada por pérdida
de volumen y destrucción de los elementos que la componen.

Así mismo se ve precisa la sustitución de todos aquellos materiales que ocasionan distorsión o alteración de la misma, por incompatibilidad física o por inadecuación para la situación expuesta en la que se hallan.

Tres son los objetivos de la obra diseñada en Ampudia.

1.- La recuperación de los elementos de evacuación desaparecidos o alterados (gárgolas) o de la oclusión de los canales construidos para la salida de las aguas, actualmente inservibles, removidos y con materiales disgregados que los ciegan.

2.- La corrección de la solución llevada a cabo en obras pasadas, consistente en el revestimiento de todas aquellas zonas de la fábrica que ofrecían desgaste superficial de los volúmenes con morteros poco idóneos y que han alterado los paramentos y provocado su fractura y con ello mayor pérdida de volumen.

3.- La intervención para estabilización o sustitución de todos aquellos elementos del conjunto que por su situación inestable, pérdida de volumen o fuerte agrietamiento presentan un estado de inseguridad en la actualidad. Particularmente se encuentra en esta situación todo el antepecho ornamental del segundo corredor, y algún candelabro de remate de esquina, así como algún otro elemento ornamental. Todos ellos restaurados en la actualidad con morteros de cemento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí