Parece que vamos viendo la luz después de este túnel oscuro que ha supuesto para todos la pandemia por el Coronavirus. Han sido 2 meses largos de confinamiento en los que hemos podido aprovechar para disfrutar más tiempo con nuestros amigos de cuatro patas, pero lógicamente poco a poco vamos volviendo a la “normalidad” y no podemos olvidarnos de ellos.

Debemos tener en cuenta que hemos pasado con ellos 24 horas al día y ellos ya han tomado como costumbre esta situación, por lo que hay que estar alerta ya que pueden desarrollar ansiedad por separación. Algunos comportamientos que pueden indicarnos que lo sufren son: intranquilidad al dejarlo solo, ladrar de forma continuada, lloriqueo excesivo e incluso aullido, destrozo de objetos o hacer sus necesidades dentro del domicilio. Para que nos hagamos una idea de que no es un problema aislado, en nuestro país representa un 15% de los problemas de comportamiento que atienden los veterinarios y entre el 20% y 40% de los casos que atienden los etólogos caninos (etólogo es el especialista en comportamiento canino).

Esta ansiedad afecta de manera muy negativa al bienestar del animal y al vínculo con el propietario. Hay que ser conscientes que no lo hacen como venganza sino como consecuencia de un estado de ansiedad descontrolado.

Este trastorno puede acarrear problemas mucho más serios para nuestros peludos como pueden ser: anorexia, hipersalivación, sudoración, hiperventilación, síntomas gastrointestinales, lamido excesivo e incluso automutilación.

Lo primero que deberemos hacer es caso de sospechar es acudir a un especialista para que nos ayude y nos proporcione las pautas correctas para cada caso. Algunos modelos que se pueden seguir para aliviar la ansiedad son, por ejemplo, realizar una modificación del entorno proporcionando al peludo una estimulación física y mental. Dejarles en otra estancia de la casa donde no estemos nosotros con alguna actividad que les agrade. Realizar salidas reales del hogar para que se vayan acostumbrando e ir aumentando el tiempo de estas salidas de manera progresiva.

Hay que recordar que durante esta pandemia nuestros peludos han sido fieles compañeros y han aliviado mucha soledad, por lo que debemos asegurar su BIENESTAR en nuestra vuelta a la normalidad.

Sandra Paramio
Cielo Animal


Guardería Cielo Animal, ubicada en la calle Río Rubagón, 9 (tlf: 979 18 28 79 – 655 933 233), ofrece servicio de guardería vacacional y de día para nuestros pequeños peludos (perros, gatos y roedores).

TUS MASCOTAS EN LAS MEJORES MANOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí