El Bocyl publica este lunes, 15 de febrero, la Orden de la Consejería de Empleo e Industria por la que se aprueban las bases reguladoras de las subvenciones dirigidas a fomentar el desarrollo de la Industria 4.0 o digitalización industrial en Castilla y León.

El objetivo concreto de estas ayudas es impulsar las inversiones en maquinaria y equipamiento avanzado (hardware y software) en las empresas con el fin de modernizar los entornos industriales y contribuir a la creación de un «ecosistema de innovación robusto» que facilite la transición hacia la Industria 4.0, para lograr de este modo «un tejido empresarial más competitivo y con mayores oportunidades a escala global».

Según han informado desde el departamento que dirige Ana Carlota Amigo, las ayudas, que se convocarán «en las próximas semanas», irán dirigidas a las empresas industriales de cualquier tamaño que cuenten con algún centro de trabajo en Castilla y León y tenga al menos dos años de antigüedad a contar desde la publicación de la convocatoria.

La cuantía de la subvención en régimen de concurrencia competitiva podrá alcanzar el 75 por ciento de los costes subvencionables, hasta un límite de 150.000 euros por proyecto.

Para la valoración de los proyectos se tendrá en cuenta su innovación tecnológica, el impacto del proyecto y su efecto multiplicador, el grado de elaboración y coherencia, el tamaño de la industria, o la localización territorial, con una mayor puntuación para aquellas iniciativas incluidas en el ámbito de actuación de los programas territoriales de fomento o municipios del medio rural.

Tambiçen se evaluará la integración laboral de personas con discapacidad, la estabilidad de los trabajadores o las políticas de igualdad y conciliación, entre otras.

De acuerdo con las bases, se entenderá por proyectos de industria 4.0 los destinados a introducir en la industria convencional tecnologías digitales que permitan aumentar la productividad y competitividad a partir de la conexión de personas, máquinas y sistemas con información en tiempo real a lo largo de toda la cadena de valor.

Por su parte, se entenderá por equipamiento avanzado el dispositivo o sistema altamente digitalizado, con capacidades de procesamiento y conectividad avanzadas tanto M2M (Machine-to-Machine) como nuevas interfaces para la comunicación hombre-máquina, pudiendo interaccionar de manera completamente autónoma, automatizada o dependiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí