El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves un régimen sancionador por el incumplimiento de las medidas de prevención en la lucha contra el COVID-19 que incluye multas que oscilan entre los 100 y los 600.000 euros y que recoge tres tipos de sanciones, leves, graves y muy graves.

Así lo ha anunciado este jueves el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, quien ha justificado la aprobación por Decreto Ley este régimen sancionador en la necesidad de contar con un «cuadro uniforme y clarificador» con todas las sanciones que se pueden imponer y para «garantizar» la seguridad jurídica de los ciudadanos y de las empresas.

En este Decreto Ley se establecen tres tipos de sanciones, que se podrán imponer tanto a personas físicas como jurídicas, y que son ‘leves’, con multas de entre 100 y 3.000 euros; ‘graves’, entre 3.000 y 60.000 euros y ‘muy graves’, entre 60.000 y 600.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí