El 72,6% de los castellanoleoneses menores de 25 años está trabajando, un 3,1% por ciento más que la media nacional

MADRID/VALLADOLID. EUROPA PRESS.

El 72,6 por ciento de los castellanoleoneses menores de 25 años está trabajando, lo que supone un 3,1 por ciento más que la media nacional, que está en el 69,5 por ciento, según se desprende de un estudio realizado por Randstad a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Randstad detecta que en Castilla y León la tasa de ocupación de los menores de 25 años es del 72,6 por ciento y encadena dos años consecutivos por encima del 70 por ciento. Esta cifra supone que siete de cada diez jóvenes se encuentran actualmente trabajando. El porcentaje obtenido este 2019 supone un descenso de 1,9 puntos porcentuales respecto al año anterior en materia de tasa de ocupación.

Analizando la serie histórica se observa que, tras alcanzar la segunda tasa de ocupación más elevada de este colectivo en 2008 (73,8 por ciento), este indicador del mercado laboral descendió seis años de manera consecutiva hasta registrar la menor tasa en 2014 (46,6 por ciento), para luego crecer durante seis ejercicios consecutivos hasta 2018. Este 2019 la tasa de ocupación ha decrecido levemente pero se encuentra entre los mejores registros (72,6 por ciento), cerca de la mejor marca (74,5 por ciento) establecida en 2018.

El informe de Randstad destaca además que 44.000 menores de 25 años de Castilla y León están trabajando actualmente, un 2 por ciento más que el pasado año, cuando lo estaban haciendo 43.000 jóvenes.

En el conjunto del país, siete de cada diez menores de 25 está trabajando en España (el 69,5 por ciento), la mayor tasa desde 2008, según se desprende de un estudio realizado por Randstad a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, este porcentaje supone el sexto año consecutivo de crecimiento en materia de tasa de ocupación. Desde 2008, año en el que se registró tasa récord, este indicador del mercado encadenó cinco años de decrecimiento registrando su menor volumen en 2013, cuando la tasa cayó hasta el 45,1 por ciento.

Desde entonces, la tasa de ocupados no ha dejado de crecer hasta alcanzar el 69,5 por ciento actual. El informe de Randstad también indica que más de un millón de menores de 25 años se encuentra trabajando actualmente, una cifra que no se alcanzaba desde 2010.

Concretamente, se registraron más de 1,05 millones de profesionales de esta edad, una cifra un 5,7 por ciento superior a la registrada hace un año (996.800).

El director de Randstad Research, Valentín Bote, ha afirmado que las cifras de empleabilidad obtenidas este año en el segmento de menores de 25 años indican el momento de estabilización y consolidación por la que atraviesa el mercado laboral en España en estos momentos.

«El hecho de que la tasa de ocupación de los jóvenes con formación universitaria no deje de crecer señala claramente que la educación es una garantía de empleabilidad en la actualidad», ha añadido.

No obstante, el estudio resalta que, aunque los datos son positivos año tras año, los niveles de ocupación de los jóvenes menores de 25 años en España está «aún lejos de la media europea», que se sitúa en el 86,4 por ciento.

Randstad ha puesto de relieve que existe una ocupación directa entre la formación del profesional y sus oportunidades en el mercado laboral. Así, apunta que a mayor nivel educativo mayor es la tasa de ocupación entre los trabajadores más jóvenes.

De hecho, el porcentaje de los profesionales que cuentan con formación superior es del 78,2 por ciento, la segunda tasa más elevada desde 2009, y que lleva seis años con una tendencia de crecimiento, exceptuando un ligero descenso del 1,5 por ciento en 2017.

Esta tasa supone que cerca de ocho de cada diez menores de 25 con estudios universitarios están habitualmente trabajando, lo que se traduce en 297.000 profesionales, un 6,3 por ciento más que en 2018.

Tras los menores de 25 años con formación superior, los profesionales que cuentan con estudios secundarios tienen la segunda tasa de ocupación más elevada. De hecho, el 67,6 por ciento de los empleados de este colectivo se encuentran actualmente trabajando.

El incremento más brusco con respecto al pasado ejercicio, se produjo en los jóvenes con formación primaria, que aumentaron un 25,3 por ciento. No obstante, su empleabilidad sigue siendo la más baja.

Teniendo en cuenta el sector, el servicios es el que ocupa a más profesionales menores de 25 años. En concreto, más de 850.000 trabajadores de esta franja de edad pertenecen a este tramo. El 81,3 por ciento de los ocupados menores de 25 años desarrolla su actividad en el sector servicios.

Por regiones, Navarra, con una tasa del 82,3 por ciento, es la única comunidad que registra la mayor tasa de ocupación de menores de 25 años y la única por encima del 80 por ciento.

Le siguen La Rioja (78,9 por ciento), Aragón (77,3 por ciento), Madrid (75,7 por ciento), Cantabria (75,6 por ciento), Baleares (74,4 por ciento) o País Vasco (74,3 por ciento). Con tasas más moderadas se encuentran Comunidad Valenciana (73,8 por ciento), Cataluña (73,7 por ciento), Galicia (72,6 por ciento), Castilla y León (72,6 por ciento) y Asturias (69,7 por ciento).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí