Crónica de la visita para familias en San Pedro Cultural

Por Aida Acitores

Muchos no miden todavía el metro y medio de altura. Atienden a las explicaciones de Carmen Ortego, guía del magnífico espacio dedicado a la astronomía de San Pedro Cultural en Becerril de Campos, sin pestañear. Y eso que sus pelucas, vestidos de princesa, coronas, espadas o escafandras no son precisamente la ropa más cómoda a la hora de prestar atención a la explicación de cómo funciona un péndulo de Foucault y por qué somos nosotros los que nos estamos moviendo, y no la esfera plateada que oscila en el ábside de este antiguo templo reconvertido en museo.

Cualquiera diría, al ver a estas niñas y niños, que no se están enterando de gran cosa. Hasta que alguno levanta la mano y añade que, efectivamente, Neptuno tarda 165 años en darle una vuelta completa al Sol, y otra, más pequeñita, nos informa en voz baja a los mayores de que la canción de Enrique y Ana de Los Planetas quedó obsoleta en cuanto Plutón salió oficialmente de la lista del Sistema Solar por ser enano. «Pero quedaba genial cantar Plutón, tón, tón, tón», le respondo sin saber muy bien qué cara poner.

A estas alturas de la visita familiar organizada por el Centro, en la que participamos mi hija y yo como reporteras de PaCO, los mayores ya están bastante atónitos, a la par que orgullosos, de cuánto saben estos astronautas de metro veinte para abajo.

En cambio, observamos que a la guía y maestra de ceremonias Carmen Ortego, no le sorprende en absoluto. «Hay un nivel altísimo. En cada grupo, siempre hay dos o tres niños que saben muchísimo de astronomía, del Sistema Solar, del mecanismo de choque de los meteoritos», nos cuenta en un aparte al término de la visita.

Lucas y sus cuatro hermanos han venido desde Guadalajara. Sus abuelos son de Fuentes de Nava, y su mamá nos cuenta que llevaban tiempo queriendo visitar este espacio, porque su hijo es un auténtico fenómeno en materia astrofísica. Y el público lo comprueba: no falla una. También hay grupos de Cantabria, palentinos que aprovechan para enseñar su tierra a amigos pucelanos o leoneses… Toda una amalgama de personas disfrazadas que aprovechan el puente para aprender, divirtiéndose.

San Pedro Cultural cumple este mes su quinto aniversario. Los primeros años experimentó un sorprendente boom de visitas, que se fueron consolidando hasta generar una dinámica de público que los responsables del centro ya tienen dominado. «Durante la temporada alta recibimos mucho turismo cultural y familiar, gente que opta por viajar al interior y ver lugares diferentes. Y la temporada baja la trabajamos muy bien con este tipo de actividades: excursiones de asociaciones culturales, colegios, asociaciones de madres y padres…», añade Carmen Ortego.

La visita grupal comienza en el exterior, con un repaso tanto a la arquitectura como a la historia de esta antigua iglesia, una de las siete de Becerril de Campos, que también fue escuela y silo municipal hasta el derribo de su torre y posterior derrumbe de su cubierta hace casi un siglo.

El proyecto arquitectónico que firmaron los arquitectos palentinos Álvaro Gutiérrez y los hermanos Juan y Carlos del Olmo, no solo le devolvió la vida a un bello conjunto patrimonial, sino que lo catapultaron al estrellato, y nunca mejor dicho, de la oferta turística y cultural de Castilla y León. La visita continúa, sin perder un componente lúdico. Y jugamos a que ocho niños y niñas son los planetas, y aprendemos su distancia y comportamiento en relación al Sol. Y también a cambiar de sitio en torno al péndulo para comprender la rotación de la Tierra, y nos estiramos sobre la Línea Meridiana para observar mejor las constelaciones, entre las que, mira tú, encontramos a Bob Esponja.

Carmen logra mantener la atención durante toda la explicación, y nos confiesa que se siente satisfecha por la respuesta que consigue en los visitantes infantiles. «Es una gozada ver que algunos vienen con el colegio, por ejemplo, y regresan tiempo después con sus padres, y son capaces de explicar, con sus propias palabras, lo que han aprendido en la visita escolar».

Me quedo con la duda y de camino a casa le pregunto a mi hija Candela, de cuatro años, qué ha aprendido de la experiencia. Y tras comprobar que Carmen tiene razón, le hacemos una concesión condescendiente a la vieja canción planetaria y regresamos cantando: «Plutón, tón, tón…»

EXPOSICIÓN DE METEORITOS

Durante marzo y abril, a los atractivos de San Pedro Cultural se une una sorprendente exposición de meteoritos, propiedad de la colección de Rafael Cítores, con decenas de ejemplares caídos del cielo en diferentes lugares de todo el planeta, y recopilados por este palentino amante de la astronomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí