Emite un bando municipal en el que se recuerda a los propietarios que deben tomar medidas de seguridad

Baltanás ha lanzado un bando municipal en el que recuerda a los propietarios de los terrenos donde se ubican pozos en campo abierto de la necesidad de extremar las medidas de seguridad para evitar accidentes.

El bando, señala literalmente: «Se recuerda a los propietarios de pozos en campo abierto que estos deben estar vallados o tapados con cobertura para evitar accidentes».

La seguridad de pozos y sondeos es una obligación de los propietarios o titulares de los mismos. Ante todo, se debe aplicar el sentido común y evitar, mediante señales y barreras, que se acceda a los mismos y que se pueda producir un accidente, tanto de los propios usuarios como de cualquier persona ajena.

Todos los pozos y sondeos deben estar tapados y vallados, principalmente para proteger a las personas y los animales de caídas accidentales, así como para preservar el agua del acuífero de la contaminación. Esta obligación es aplicable a los que están en uso y los que están fuera de uso. En este último caso se debe llevar a cabo un sellado definitivo.

En el caso que se localicen pozos o sondeos abandonados, cuya asignación a un propietario o titular resulte complicada, se debe proceder primero y de forma inmediata a su señalización y a la instalación de alguna barrera que evite posibles accidentes.

Esta es una labor en la que pueden colaborar todos los ciudadanos y administraciones públicas, especialmente aquellas con personal sobre el terreno: Confederaciones Hidrográficas, Consejerías de Medio Ambiente, Servicios de Minas, Guardia Civil y, por supuesto, los Ayuntamientos; estos son los más próximos al problema y tienen un gran despliegue y capacidad rápida sobre el territorio.

Una vez adoptadas las medidas de seguridad, se puede proceder a la investigación de propiedad o titularidad y a denunciar si procede. En cualquier caso primero se actúa físicamente y luego administrativamente.

No se debe posponer una intervención para evitar accidentes a la realización de trámites administrativos complejos que llevan su tiempo.