Los titulares de este tipo de construcciones podrán formar parte de un colectivo que trabajará en la defensa de esta seña de identidad del patrimonio baltanasiego

 

En Dueñas se denomina Asociación Bodegas y Cuevas. En Torquemada se conoce como Asociación Ladrero-Bodegas Tradicionales. ¿Y en Baltanás? En Baltanás han dado un primer paso para constituir una asociación que aglutine a los propietarios de las 400 bodegas de la localidad.

Este movimiento en Baltanás se produce cuatro años después de que el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León declarara Bien de Interés Cultural, con categoría de conjunto etnológico, a las bodegas palentinas de Torquemada y Baltanás, como manifestación del patrimonio cultural etnográfico de nuestra comunidad, asociado a los sistemas productivos del vino.

Llega también en un momento en el que se está a la expectativa de que se materialice la rehabilitación del Lagar Comunal del Barrio de las Bodegas como Centro de Recepción de Visitantes, proyecto anunciado en 2018.

Las bodegas subterráneas de Baltanás se localizan en el cerro del Castillo. El elemento más destacado que singulariza al conjunto, es la conformación de un paisaje peculiar, consecuencia de la excavación de las bodegas en el mismo emplazamiento del cerro del Castillo, siguiendo un plan de construcción colectivo que permite abrir las puertas de las bodegas a un mismo nivel para formar calles horizontales, alcanzando cinco niveles de bodegas superpuestas.

En 2018 Baltanas dio vio libre a su adhesion a la Red de Conjuntos Históricos y Etnológicos de Palencia.

La adhesión se produjo quince meses después de que se constituyera oficialmente dicha entidad. Fue en octubre de 2016 cuando la localidad de Palenzuela acogió el Primer Encuentro de Conjuntos Históricos de la Provincia de Palencia.

Una cita a la que acudieron seis municipios, mostrando de este modo su interés por crear una asociación que aglutine a las localidades que cuentan con la declaración de bienes de interés cultural en la categoría de conjuntos histórico artístico: Ampudia, declarada en 1965; Astudillo, 1995; Becerril de Campos, 1974; Cervera de Pisuerga, 1983; Dueñas, 1967, y el pueblo anfitrión, Palenzuela, cuya declaración data de 1966.