Patrona de los mineros, las celebraciones se remontan al siglo XIX

Acontecimientos o bienes de naturaleza cultural, artística, deportiva, gastronómica o festiva que supongan la manifestación de valores propios y de la tradición popular de la Comunidad cuando revistan una especial importancia como recurso turístico. Estas son las fiestas de interés turístico, un carro al que se quiere subir Barruelo de Santullán con Santa Bárbara.

El Consistorio norteño ha iniciado el procedimiento para que esta iniciativa llegue a buen puerto.

Según se explica desde el propio Ayuntamiento, desde el descubrimiento de las minas y su posterior explotación a mediados del siglo XIX ha tenido y tiene en Barruelo de Santullán y su municipio una gran importancia la celebración del día de Santa Bárbara, Patrona de los mineros y de la Artillería.

“Cuando las minas estaban en su mayor auge, la fiesta de Santa Bárbara comenzaba muy temprano, disparando grandes cargas de dinamita en el antiguo depósito de agua de Barruelo, situado en la parte alta del Barrio del Río, que según cuentan llegaban a romper los cristales de las casas más cercanas y su explosión se oía incluso en pueblos de los alrededores”, se apunta. Después se celebraba la Misa con procesión en honor a la Santa a la que solían asistir además de los vecinos de Barruelo la práctica totalidad de la familia minera.

Con el cierre de las minas, la fiesta quedó reducida a Misa y Procesión por la mañana y baile por la tarde, ya que debido a la gran tradición de esta fiesta, a pesar de no encontrarse las minas abiertas las gentes de Barruelo ya la habían adoptado como suya.

Con la nueva apertura de las Minas hacia 1980, la fiesta recuperó parte de su antiguo esplendor. Hubo algunos años en los que la víspera del día de Santa Bárbara se trasladaba a la Santa a hombros de los mineros desde el pozo Peragido hasta la Plaza del Ayuntamiento rodeada de gentes con antorchas, una vez en la plaza se invitaba a los presentes a una chocolatada para continuar la fiesta en la Sala de Baile La Alegría. También se volvieron a organizar concursos de entibadores, que en épocas pasadas contaron con gran éxito y aceptación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí