El Ayuntamiento de Barruelo de Santullán se ve obligado a convocar una asamblea tras la aprobación inicial del texto ante del descontento mostrado por vecinos y colectivos

Barruelo de Santullán se ha encontrado con que no le encaja a todo el mundo la nueva ordenanza municipal de Tenencia, Protección y Control de los Animales Domésticos.

Desde algunos colectivos se ha mostrado públicamente su disconformidad con el texto lo que ha obligado al Consistorio norteño a articular una fórmula que permita apagar el ‘incendio’ provocado por una ordenanza que ha pasado por el pleno y que ahora está sometida a información pública.

La asamblea es un gesto del Ayuntamiento para aplacar la alarma social que se haya podido suscitar. Una alarma reconocida desde el propio consistorio que da la bienvenida “a todas las aportaciones” que mejoren cualquier ordenanza.

El alcalde lamenta la alarma social que se ha creado en la localidad tras la aprobación inicial del texto regulador de la Tenencia, Protección y Control de los Animales Domésticos. “No vamos a dejar morir de hambre a los gatos, no vamos a matar animales, y mucho menos a ser permisivos con quienes cometan atrocidades”, asegura el alcalde en un comunicado lanzado días después de la aprobación del texto.

En el Ayuntamiento de Barruelo se han encontrado con que su frenética actividad en la redes para vender su gestión ha tenido ahora un efecto boomerang. Su afán por difundir -una nueva forma de hacer política municipal en la localidad-,  se ha convertido en la mecha que ha prendido las quejas vecinales. ¿Solución? Una asamblea.

El Ayuntamiento de Barruelo de Santullán convoca a todos los interesados, amantes de los animales, asociaciones, ecologistas, animalistas, y público en general, a una asamblea que tendrá lugar este lunes, 28 de octubre, a las 19,30 horas en la Casa del Pueblo, y donde se explicarán todas las cuestiones relacionadas con la aprobación inicial de esta norma.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí