Vacuna AstraZeneca - Europa Press

La Comisión Europea ha adoptado el mecanismo de control de exportaciones de vacunas que le permitiría bloquear la salida de dosis producidas en el bloque si una compañía farmacéutica con la que tiene un acuerdo quiere vender a terceros países habiendo incumplido suministro prometido a los Estados miembros.

La iniciativa surgió después de que AstraZeneca comunicase que no podrá repartir entre los socios del bloque la cantidad de dosis que había prometido durante el primer trimestre, pero el sistema cubre todas aquellas vacunas de laboratorios con los que la UE ha firmado acuerdos anticipados de compra.

Se trata, en concreto, de un sistema de control de exportaciones que obligará a las farmacéuticas a informar a las autoridades de aduanas de cada país sobre su intención de exportar vacunas a un tercero. En esta solicitud tendrán que especificar cuántas dosis se venderán, dónde han sido producidas y a quién se envían. Las autoridades nacionales serán las encargadas de evaluar cada petición y decidir su autorizan el contingente o lo rechazan.

Bruselas insiste en que el objetivo de este mecanismo no es bloquear las exportaciones sino dotar de más transparencia en la salida de vacunas del bloque. Pero en la práctica permitirá que los Estados miembros puedan retener dosis producidas en la UE de una farmacéutica que ha incumplido las entregas a las que se había comprometido con los socios comunitarios.

«No podemos perder tiempo porque las vacunas no están siendo suministradas con el calendario acordado. Tenemos que asegurar que se respetan los acuerdos de compras avanzadas para las vacunas producidas en la UE. Pagamos a esas compañías para aumentar su producción y ahora queremos que cumplan», ha subrayado el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí