Las tasas semanales de León, Salamanca y Zamora suman al menos una jornada de descensos

La provincia de Burgos ha alcanzado según los datos actualizados este miércoles la tasa de incidencia acumulada del COVID-19 a 14 días más elevada desde que la Junta de Castilla y León ofrece este indicador diariamente en su web de Datos Abiertos –5 de noviembre de 2020–, con 1.374 casos por cada 100.000 habitantes.

Así se puede observar en el apartado de Situación epidemiológica del coronavirus en Castilla y León en la web de la Junta, donde se indica también que la incidencia acumulada sigue su incremento tanto a 14 días, con una tasa de 763 casos por 100.000, como a 7 días, con 474.

Entre las provincias destacan las elevadas cifras en Burgos, donde la incidencia a 7 días ya marcaba desde hace varias jornadas tasas de ‘récord’ desde que hay registros y a ello se ha sumado este miércoles la tasa a 14 días, que ha llegado a 1.374 por 100.000, superando los 1.356 del 18 de noviembre de 2020.

Ninguna de las otras provincias presentan registros máximos de incidencia por el momento en este denominada quinta ola, aunque Segovia en el caso de la tasa a 7 días sí que supera el dato de noviembre de 2020, con 294 casos por 100.000, aunque no el de la tercera ola de enero.

En los datos del conjunto regional se alcanzan los 474 casos por 100.000 en los últimos 7 días, cuando el máximo de la tercera ola fue de 729 y en la segunda, de 481. En el caso de la incidencia a 14 días, el dato de este miércoles, con una tasa de 763, queda lejos tanto del máximo de enero (1.417), como del de noviembre de 2020 (952).

En la evolución de los datos de incidencia en las provincias se comienzan a observar descensos en la tasa a 7 días en las últimas jornadas en León, Salamanca y Zamora. Ello, unido al descenso general del índice reproductivo básico, que se queda en 1,2, frente al 2,7 del pasado 1 de julio, puede hacer prever un cambio de tendencia dentro de varias jornadas.

En León, la tasa a 7 días marcó un máximo de 417 casos por 100.000 el pasado 10 de julio y este miércoles se queda en 345; en el caso de Salamanca hoy se anota el primer descenso desde que comenzó el repunte de casos a finales de junio, de 397 a 362; y en Zamora se había producido algún retroceso puntual de este registro en la última semana pero ahora ya suma dos jornadas a la baja –alcanzó una tasa de 522 el lunes y hoy se queda en 494–.

En este registro, Burgos es la provincia con mayor incidencia, con 942 casos por 100.000; seguida por Palencia, con 610; Zamora, con 494; Soria, con 442; Valladolid, con 412; Salamanca, con 362; León, con 345; Segovia, con 294; y Ávila, con 251.

En cuanto a la incidencia a 14 días, tras Burgos que marca ese máximo de 1.374 por 100.000, se sitúan Zamora, con 956; Palencia, con 884; León, con 718; Valladolid, con 653; Soria, con 606; Salamanca, con 591; Segovia, con 425; y Ávila, con 309.

En lo que respecta a otros indicadores de incidencia, en relación a las personas mayores de 65 años, las provincias de Burgos y Palencia siguen con incidencias elevadas en situación de riesgo 4 ‘muy alto’, tanto a 7 como a 14 días. También alcanza este nivel la provincia de León en la tasa a 7 días.

Además, Soria, Valladolid, y Zamora presentan una tasa o las dos en nivel de riesgo 3 (alto), mientras que Ávila, Salamanca y Segovia se mantienen con niveles de riesgo medio o bajo.

En ocupación hospitalaria, sigue el incremento de las tasas, que se sitúan ya en el 10 por ciento en el caso de las unidades de críticos –un 10 por ciento de las camas están ocupadas por pacientes con COVID-19–. Por el momento, ninguna provincia supera el 20 por ciento y solo Palencia (20 por ciento) y Burgos (17,8 por ciento) sobrepasan el 15 por ciento en este indicador, lo que representa un nivel de riesgo 3 (alto).

En las camas de planta, pese al incremento de pacientes en las últimas jornadas, ya que se han duplicado desde el pasado 9 de julio al pasar de 98 a 196 ingresados en estas áreas, las tasas de ocupación que representan los pacientes de COVID-19 son aún reducidas, con un total del 3,5 por ciento.

Solo Burgos, con un 7,3 por ciento, y Zamora, con un 6,4 por ciento presentan niveles por encima del 2 (bajo), al encontrarse en riesgo medio.

MALOS DATOS DE POSITIVIDAD Y TRAZABILIDAD

También son elevados los datos de los indicadores de positividad, ya que la media de las pruebas diagnósticas que han dado positivo en la última semana en Castilla y León es el 17,3 por ciento, aunque hace unos días –11 de julio– llegó a alcanzar el 18,4 por ciento.

Igualmente negativa es la evolución del porcentaje de casos con trazabilidad, que se mantiene en niveles mínimos desde hace varias jornadas y con tendencia a la baja, al quedarse este miércoles en un 40,3 por ciento en el conjunto de la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí