CCOO destaca el potencial de las zonas de Palencia y León afectadas por el cierre de la minería y de las térmicas

El sindicato Comisiones Obreras ha reivindicado ante el Ministerio para la Transición Ecológica el potencial que tienen las zonas de las provincias de León y de Palencia que se han visto afectadas por el cierre de la minería y de las centrales térmicas y ha señalado
algunos objetivos importantes para la creación de empleo.

Para CCOO, las tareas de restauración y limpieza de la actividad minera junto con el desmantelamiento de las instalaciones de las centrales térmicas pueden contribuir a corto y medio plazo a la generación de empleo y a la recolocación en las zonas donde se ha
perdido el trabajo que generaban cuando estaban activas, informa Europa Press.

En su opinión, la restauración de las zonas mineras se debe acompañar de un trabajo de identificación y recuperación con fines turísticos de instalaciones existentes, «de manera que el pasado minero e industrial se convierta en un recurso para estas zonas».

«A ese fin se ve necesario abordar cuanto antes un Plan de Acción planificado que evite el proceso de deterioro en marcha y ponga lo antes posible estas instalaciones y elementos arquitectónicos en valor», advierten desde el sindicato que dirige Vicente Andrés.

El sindicato considera que el sector energético, principalmente en el campo de las energías renovables, debe desempeñar un «papel destacado» en la generación de actividad económica alternativa tanto para su uso industrial como residencial, «contribuyendo así a la generación de nuevos nichos de empleo en estas actividades».

En este punto consideran «clave» el papel de las empresas eléctricas propietarias de las centrales térmicas y también de las Administraciones impulsando la transición energética ya que, según recuerda, el desarrollo de nuevas actividades económicas requerirá también recursos y voluntad de las administraciones.

A esto añade que los sectores agrario, ganadero y forestal que pueden aprovechar los recursos endógenos necesitan de esfuerzos públicos para ser alternativa de empleo por lo que CCOO ha pedido más iniciativas de promoción de los productos de la zona, acompañamiento en la investigación aplicada y recursos educativos y formativos para un reciclaje profesional de las personas que quieran integrarse dentro de estas actividades.

Asimismo, ha pedido infraestructuras que les den soporte como mataderos, mercados o distintivos de calidad de los productos. Comisiones Obreras considera que, al ser territorios de montaña, «pese a ser muchos los recursos endógenos susceptibles de ser explotados», hay también mayores las dificultades para su aprovechamiento, incluidas las figuras de protección ambiental existentes.

También ha solicitado que el área de actuación de Laciana-Alto Sil incluya a los municipios de San Emiliano y Murias de Paredes, «por presencia de actividad y empleo en minería y por afinidad con el resto de municipios de esa área» para que se puedan beneficiar de las mismas actuaciones.

Otro objetivo de sus aportaciones es evitar la despoblación y mantener la población que permanece en los municipios afectados, «especialmente la femenina que tiene más dificultades», y tratar de atraer a más personas a unas zonas en riesgo claro de abandono. Para
ello, ha pedido a las administraciones que mejoren los servicios públicos, «fundamentales para fijar la población».

Por su parte, reclama a la Administración autonómica la mayor coordinación y colaboración a la hora de definir los usos e impulsar proyectos que puedan ser interesantes para las zonas afectadas. «Queremos que cumpla los compromisos derivados del Plan de Dinamización de Municipios Mineros en vigor y que negocie uno nuevo, durante la prórroga acordada del actual, en el que asegure el compromiso del Gobierno de Castilla y León con estas comarcas durante los próximos años», sentencia.

En el caso de los convenios previstos para la provincia de León reclama también que la Mesa por el Futuro de esa provincia tenga un papel relevante en la captación y canalización de proyectos y en la formulación de propuestas para el desarrollo económico y social de las zonas afectadas, en el contexto de la reconstrucción económica de
esta provincia.

«Como sindicato manifestamos nuestra voluntad de implicarnos en el desarrollo de los convenios de transición justa y exigimos tener un papel activo en su implantación y seguimiento», aseguran desde CCOO.

Comisiones Obreras, junto con la Federación de Industria, ha presentado sus propuestas dentro de los procesos de participación abiertos por el Ministerio que dirige Teresa Ribera en la elaboración de los Convenios de Transición Justa en Castilla y León dirigidos a las zonas de Montaña Central Leonesa-La Robla, Guardo-Velilla, y Bierzo
Laciana, a su vez con cuatro áreas (Fabero-Sil, Bierzo Alto, Laciana-Alto Sil y Cubillos Sil-Ponferrada).

Según ha recordado el sindicato a este respecto, está pendiente aún la publicación del diagnóstico para el cuarto convenio que afectará a Castilla y León, dirigido a Garoña y su entorno.

Desde Comisiones Obreras han considerado «necesario» el impulso público a las actividades económicas alternativas a la minería del carbón «y, sobre todo, al más reciente cierre de las centrales térmicas» ya que, según ha recordado, están cerradas desde junio las térmicas de Compostilla II en Cubillos del Sil, La Robla en el municipio del mismo nombre, ambas en León, y Velilla en el municipio palentino de Velilla del Río Carrión, a las que se suma la central de Anllares en
Páramo del Sil, también en León, que cerró en diciembre de 2018. La última mina en nuestra Comunidad, «La Escondida» ubicada en Villablino, se cerró en 2017.

El objetivo prioritario de los convenios es el mantenimiento de empleo y la creación de actividad en esos territorios a través del acompañamiento a sectores y colectivos en riesgo, la fijación de población, y la promoción de una diversificación y especialización coherente con el contexto socioeconómico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí