AnaVet, ubicada en la C/ Villacasares, 2 (tlf: 979 16 21 35) ofrece servicio de medicina interna, radiografía, ecografía, laboratorio, cirugía, hospitalización, vacunación, identificación por microchip…

Una de las primeras pruebas que se les practica a las embarazadas es la de la Toxoplasmosis. ¿Qué tiene que ver esta infección con los animales?

El causante de esta enfermedad es un parásito llamado Toxoplasma Gondii, en cuyo ciclo vital están, entre otras formas, los quistes esporulados, que son los realmente causantes de la toxoplasmosis. Pueden verse infectados todos los mamíferos, incluidas las personas, teniendo síntomas más severos las personas inmunodeprimidas y las mujeres embarazadas, en especial si éstas son infectadas en el primer trimestre del embarazo.

La infección en los gatos es muy poco frecuente, sobre todo en los que están con nosotros en casa, y la infección de las personas por parte de su gato es, según estudios científicos altamente improbable.

Presentan los gatos algún tipo de síntomas que nos desvelen que padece esta enfermedad?

Las manifestaciones clínicas se muestran principalmente en gatos jóvenes (menos de 2 años), y esto puede ser debido, en parte, al pobre desarrollo de la respuesta inmunitaria en estos gatos. La infección reactivada en gatos mayores puede estar unida a una coinfección del virus de la leucemia felina o virus de la inmunodeficiencia felina en algunos gatos.

«La infección en gatos por toxoplasmosis es muy poco frecuente, sobre todo los que están en casa»

Los signos clínicos más comunes asociados a la toxoplasmosis son anorexia, pérdida de peso, letargia, disnea (debido a la neumonía), signos oculares y fiebre. Otras formas de presentación menos comunes son signos gastrointestinales (vómitos/diarreas), signos neurológicos, ictericia, etc.

¿Qué tipo de tratamientos hay para poder eliminar de nuestro pequeño animal este parásito?

El tratamiento consiste en establecer el protocolo antibioterápico adecuado en nuestro gatito.


POSIBLES FORMAS DE CONTAGIO

  • Gatos: para desarrollar la enfermedad debemos ingerir directamente restos de heces del gato, y no sólo eso, sino que tienen que ser heces que el animal haya eliminado como mínimo 24 horas antes. Esto es así ya que cuando el animal hace sus deposiciones, si tiene el parásito, se eliminarán con las heces ooquistes no esporulados, y recordemos que para el contagio, tienen que estar esporulados, cosa que sucede entre 24 horas y 5 días tras la eliminación de dichas heces. Jugar con nuestro felino o acariciarlo, jamás nos causará esta patología.
  • Comer verduras frescas mal lavadas, Comer carne cruda o poco cocinada, al igual que manipular carne cruda sin precauciones.
  • Beber agua que lleve las formas infectantes de Toxoplasma sp.
  • Hacer labores de jardinería o jugar en la arena de los parques sin guantes y después llevarnos las manos a la boca.

MEDIDAS PARA EVITAR EL CONTAGIO

  • Gatos: los areneros se deben limpiar diariamente usando la paleta. Las embarazadas, mejor que dejen esta actividad a otra persona, y si no es posible, han de usar guantes desechables y mascarilla. Para lavar la superficie del arenero mejor agua hirviendo, ya que los ooquistes esporulados son resistentes a la mayoría de los desinfectantes.
  • Lavar bien las verduras antes de ser ingeridas.
  • Cocinar bien las carnes con temperaturas altas y durante aproximadamente diez minutos como mínimo, o en su defecto, congelarla previamente unos cuantos días antes de su consumo.
  • Beber agua embotellada o agua que estemos seguros que es potable.
  • Usar guantes para arreglar el jardín o para la manipulación de carne cruda. Si se nos olvida ponérnoslos, lavarnos inmediatamente las manos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí