En verano las altas temperaturas tan sofocantes pueden repercutir en la salud de nuestros peludos. ¿Cómo se pueden prevenir los golpes de calor?

No pasear a tu mascota en las horas centrales del día, especialmente en los días de excesivo calor. Tener especial precaución si hay humedad excesiva ya que dificulta la eliminación de vapor de agua del organismo.

Procurar que siempre tengan agua fresca a su alcance para poderse mantener hidratado.

Si el perro pasa mucho tiempo al aire libre, habilitarle una zona de sombra y fresca, evitando zonas de cemento o tierras que acumulen mucho calor.

Bajo ningún concepto dejar encerrado al perrín en sitios calurosos, por ejemplo el coche, ya que en tan solo pocos segundos éste alcanzará temperaturas muy elevadas y podría convertirse en una trampa mortal. Tampoco dejarlos en balcones, trasportines, ni habitaciones pequeñas sin ventilación y calurosas.

Al viajar con la mascota,  hacer paradas a menudo para poder estirar beber agua.

Evitar que hagan ejercicio intenso o brusco, sobre todo en horas de máximo calor. Y usar colchonetas, esterillas, collares o arneses refrigerantes pueden ayudarle a soportar las olas de calor.

¿Se pueden detectar antes de que lo lleguen a sufrir?

Los primeros síntomas que notamos en nuestros peludos son: elevación de la temperatura corporal, respiración muy rápida y forzada (jadeo excesivo), dificultad en los movimientos, tambaleo, alteración en la salivación, lengua y mucosas azuladas.

Si nos vemos en esta situación con nuestra mascota, ¿cómo debemos actuar?

Si nos vemos en esta situación, mantener la calma dentro de lo posible, intentar bajar un poco la temperatura corporal de nuestra mascota, nunca haciéndolo de forma brusca, y nunca usando agua fría. No es recomendable someterlo a baños de agua fría, ni ponerles hielo, hay que bajar la temperatura paulatinamente. También podemos proporcionarles agua, que no esté demasiado fría, y no dársela en grandes cantidades.

¿Hay animales más propensos a sufrir golpes de calor?

Hay que tener especial cuidado con los cachorros y perros mayores, si nuestra mascota padece alguna patología en concreto, patologías cardiacas y/o respiratorias, mascotas obesas, aquellos que han terminado de comer en horas centrales ya que se aumenta la hipertermia después de comidas copiosas, perros que pertenecen a una raza braquicéfala (bulldog, bóxer, carlino, pequinés, etc.), y los animales de piel oscura.

¿La recuperación es rápida o se precisa de asistencia veterinaria?

El golpe de calor es una situación de urgencia, que conlleva riesgo de fallecimiento en la mascota, por lo que hay que acudir a un centro veterinario cuanto antes ya que los golpes de calor generan alteraciones vasculares, acidosis metabólicas, patologías nerviosas, renales, respiratorios, hepáticas, edema cerebral, etc. que requieren de intervención veterinaria.


Esta clínica de animales, ubicada en la calle Villacasares, 2 (tlf: 979 16 21 35) ofrece servicio de medicina interna, radiografía, ecografía, laboratorio, cirugía, hospitalización, vacunación, identificación por microchip…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí