Más fuerte, más joven y con más ingresos en UCI: así está siendo la segunda ola de la pandemia en la provincia de Palencia

Aida Acitores | Palencia

La segunda ola de la pandemia de COVID en Palencia está teniendo una ascendencia más pronunciada, con un descenso en la edad media de las personas contagiadas y con más ingresos en Unidades de Críticos respecto a la ola de marzo, abril y mayo.

En la reunión del Consejo de Salud celebrada ayer, la jefa del Servicio Territorial de Sanidad, Carmen Andrés, arrojó luz sobre los datos que se esconden tras el parte diario, como los perfiles que se están contagiando este otoño o la principal procedencia de los brotes.

En Palencia en la Red recogemos las principales conclusiones de esos datos en los siguientes gráficos, para entender mejor cómo está siendo la segunda ola que, salvo que las últimas medidas decretadas den por fin sus frutos, parece abocarnos a un segundo confinamiento domiciliario.

1 – MÁS PACIENTES EN UCI QUE EN LA PRIMERA OLA

Desde el comienzo de la pandemia hasta el día de ayer, han ingresado en el Hospital Río Carrión 850 personas con COVID, de las cuales han fallecido 142 y 77 han ingresado en Unidades de Críticos.

Desde la escalada de contagios e ingresos a partir de septiembre, ya han ingresado en UCI más pacientes que durante la primera oleada del coronavirus en Palencia. Más de la mitad de los 77 pacientes que han ingresado en UCI desde marzo lo han hecho en esta última ola de contagios. Parte de ese incremento se explica, no obstante, en que los pacientes llegan a UCI con menor gravedad que en la primera onda epidémica, según explica el gerente de Asistencia Sanitaria, Juan Bautista López Messa.

De hecho, se dispone actualmente de cerca de 40 camas de UCI gracias a la creación de un nuevo área que ha comenzado a funcionar en las últimas semanas. A fecha de ayer, había 17 pacientes con COVID en unidad de críticos, además de pacientes graves de otras patologías.

2 – MÁS JÓVENES

La edad media de las personas ingresadas ha descendido. Si bien en la primera ola eran principalmente personas de avanzada edad, con una elevada mortalidad debido a la comorbilidad asociada, en esta ocasión «hay varios pacientes ingresados de 40 a 45 años, incluso una paciente de 31 años», según López Messa.

También hay pacientes en grupos de edad superiores a 60 años, pero en menor proporción que en la primera onda de contagios.

Este dato coincide con la evolución de la Incidencia Acumulada por perfiles de edad. Los niños y jóvenes de hasta 29 años, que apenas experimentaron contagios durante la oleada del mes de marzo, están superando ya una Incidencia Acumulada en 14 días superior a 700 casos por cada 100.000 habitantes.

Un dato que en el siguiente grupo de edad, de 30 a 39 años, también se ha elevado notablemente. Si en marzo o abril se situó hasta en 150 casos por cada 100.000 habitantes, actualmente ronda ya los 600 por cada 100.000 habitantes.

Esto tampoco es buena noticia para los adultos de mediana edad y personas mayores, ya que la inercia de los grupos más jóvenes está llevando a un aumento de la Incidencia Acumulada en sendos grupos.

3 – BROTES EN EL ÁMBITO SOCIAL Y FAMILIAR

La insistencia con que las autoridades recuerdan la necesidad de respetar las medidas individuales frente a la COVID-19 (mascarilla, lavado de manos, distancia interpersonal y ventilación) no parece calar entre la población, tampoco en Palencia.

De los 413 brotes detectados desde el 12 de marzo (fecha en que se diagnosticó el primer positivo en Venta de Baños), 192 han tenido origen en el ámbito familiar, y otros 140 en el «familiar-social», según la clasificación que hace Salud Pública y cuya primera responsable, Carmen Andrés, vincula con «barbacoas, paelladas y celebraciones vinculadas a las fiestas de los pueblos», que empezaron a reflejarse en los datos del Servicio de Vigilancia Epidemiológica a partir de septiembre.

Se contabilizan además 73 brotes en residencias de personas asistidas, y solo 8 en centros educativos, lo cual es una buena noticia en relación a la efectividad de las medidas aplicadas en colegios e institutos.

Todos esos brotes (que se calculan cuando se constatan más de tres contagios asociados) han dado lugar a 1.704 casos en total, que han implicado el seguimiento de 4.408 casos por parte de los rastreadores de Atención Primaria y de la UME, que operan en la capital desde que se decretó el confinamiento perimetral.

Desde Salud Pública constatan también que estos contagios se producen por incumplimiento de las medidas básicas. «Se ha observado que las prácticas en las medidas preventivas no se han llevado con la extrema seriedad que requiere esta situación y eso ha conllevado que haya más personas jóvenes afectadas», explica la doctora Carmen Andrés. «No se ha relajado el tema de las recomendaciones, se sigue insistiendo en que la prevención es la única manera para ganar esta batalla, así que solo nos queda insistir en la importancia de la prevención, porque quizás sí ha habido un poco de frivolización por parte de las personas jóvenes». Y advierte: «generalmente en los jóvenes sin facotres de riesgo, la evolución de la enfermedad es benigna. Pero esto no es una norma, pues también hay complicaciones e ingresos en este grupo de edad».

4 – HACIA UN SEGUNDO CONFINAMIENTO

Durante el verano la curva cayó hasta niveles mínimos, con pequeños brotes localizados que no supusieron mayor riesgo.

Pero desde primeros de septiembre la incidencia ha ido in crescendo hasta límites que prácticamente doblan la línea roja de los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

Si ése era el límite que llevó a la Consejería de Sanidad a decretar el confinamiento perimetral de la capital palentina a primeros de octubre (en la semana 38), a día de hoy estamos en una Incidencia Acumulada a 14 días de casi 879 casos por 100.000 habitantes en la provincia de Palencia.

Si desagregamos el dato de la capital y la provincia, el resultado es 903,8 casos por 100.000 habitantes en la capital y 855 casos en los pueblos palentinos. «Cifras verdaderamente preocupantes que nos hacen estar muy alerta para extremar, sobre todo, las medidas de vigilancia y remitir a la población las medidas de prevención fundamentales en estos momentos», según Carmen Andrés.

Cifras que, en definitiva, nos abocan a un nuevo confinamiento domiciliario salvo que funcione «esta última bala que tenemos en el cartucho», según define Rubio Mielgo las medidas decretadas esta semana, como el cierre perimetral de la Comunidad Autónoma o ese «autoconfinamiento inteligente» que recomendó el miércoles el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí