El Colegio de Podólogos de Castilla y León ha considerado «denigrante» la exclusión de este colectivo del grupo 3B de vacunación COVID-19 en el que se ha incluido a fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, protésicos dentales, logopedas y personal de psicología clínica.

Tras esperar que «sea un error», el órgano colegial ha reclamado la vacunación de sus colegiados a la vez que otros profesionales sanitarios «ya que, de lo contrario, sería un flagrante incumplimiento de los compromisos de la Administración sanitaria».

Según explican en un comunicado de prensa recogido por Europa Press, el Colegio de Podólogos de Castilla y León participó el pasado 15 de enero en una reunión virtual con la Consejería y otros colegios sanitarios en la que hubo un compromiso de vacunar a los profesionales sanitarios «sin hacer distinción entre el ejercicio público o privado» y en la que se planteó que habría más reuniones según evolucionara la pandemia.

Sin embargo, lamenta el órgano colegial, no han recibido más información desde entonces y sólo han sido vacunados algunos profesionales de la podología que atienden a personas en residencias de mayores.

En este sentido, ha trasladado su preocupación tras la última actualización de la estrategia, dada a conocer el martes, que excluye a los profesionales de la Podología del grupo de profesionales sanitarios a los que se prevé vacunar con la vacuna AstraZeneca si cumplen el requisito de ser menores de 55 años.

El Colegio de Podólogos de Castilla y León ha informado de que algunas comunidades autónomas, como Murcia o Andalucía, ya han iniciado la vacunación a estos profesionales mientras que otras lo van a hacer de forma inmediata, como Madrid, Cataluña, Navarra o La Rioja.

Según recuerdan, los podólogos son profesionales sanitarios considerados esenciales por el Gobierno desde la declaración del primer estado de alarma y tienen la misma titulación universitaria superior que otros profesionales sanitarios. «Frente a lo que ocurre con otros de los profesionales que sí han sido incluidos, ejercen la profesión sin derivación de otros profesionales. Es decir, tienen plena capacidad diagnóstica, de tratamiento (incluso quirúrgico) y de prescripción de fármacos (competencia reservada a médicos, dentistas y podólogos)», precisan.

Desde el Colegio Oficial han recordado que los profesionales de la Podología atienden en sus consultas a una población de riesgo, como personas mayores o pacientes con diabetes «que son las que sufren más patologías y más graves de pie y tobillo y con tratamientos a menudo prolongados, con contacto y sin la distancia mínima en el gabinete podológico».

Además, reivindican que los podólogos han demostrado su «generosidad y disponibilidad» desde la declaración del primer estado de alarma por lo que reclaman la participación en todos los equipos de trabajo que se creen, incluidos los relacionados con la crisis sanitaria originada por el coronavirus.

Según advierten finalmente, esta exclusión es un «mazazo» para la profesión, excluida del Sistema Nacional de Salud, «y sin el necesario reconocimiento a todos los niveles de que los podólogos son profesionales sanitarios y, por tanto, necesarios para el buen funcionamiento del sistema».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí