El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha acordado mantener el cierre perimetral de la Comunidad hasta el 10 de enero, al tiempo que ha aprobado levantar las restricciones adicionales en todas las provincias menos en Burgos capital, mientras que Ávila pasa a nivel 3, estado en el que ya se encuentra Segovia desde la pasada semana y que implica la ampliación de aforos.

Como ha destacado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, la mejora de los datos de contagios en las últimas semanas posibilitan aliviar algo las medidas en todas las provincias salvo en Burgos capital, donde únicamente se permite la apertura de terrazas.

Así, Ávila pasará a nivel 3 desde el sábado y se iguala a Segovia, con lo que se amplían los aforos y se espera que a estas se sume Salamanca el lunes. No obstante, al desescarlar todas la provincias desparece el cierre perimetral de las mismas y únicamente se mantendrá el de la Comunidad.

Igea ha detallado además que en el próximo Consejo de Gobierno se aprobarán las medidas excepcionales para la Navidad con el planteamiento inicial de permitir la movilidad para reunirse con familiares y allegados entre el 23 y el 26 de diciembre, el 30 de diciembre y el 2 de enero y el 5 y 6 de enero, fechas en las que se podrá entrar y salir de la Comunidad.

En cuanto al toque de queda, Castilla y León apuesta por mantenerlo a las 22.00 horas salvo el 24 y el 31 que se ampliaría hasta al 1.30. El 5 de enero se mantendría a las 22.00 salvo para los Reyes Magos y los pajes reales, ha detallado Igea.

Esta ampliación no implica la apertura de los locales de hostelería hasta esa hora, ya que se trata de facilitar reuniones familiares únicamente de hasta 10 personas de dos núcleos de convivientes distintos. Así, los bares y restaurantes deberán mantener su hora de cierre a las 22.00.

Pese a la relajación de las medidas en Navidad la consejera de Sandiad, Verónica Casado, que ha comparecido junto a Igea, ha asegurado que le preocupa la incidencia elevada, aunque con tendencia a la baja, de Medina del Campo (Valladolid), Miranda de Ebro (Burgos) y Palencia, donde ha pedido que, aunque se relajen las medidas, se «extremen» las precauciones.

Casado ha recordado a la ciudadanía que no se debe «bajar la guardia» y ha pedido «actuar con prudencia» durante las fiestas navideñas. «Aunque digamos que estamos de acuerdo en reunir a 10 personas de no más de dos unidades de convivencia, si en vez de 10 son seis mejor», ha reclamado Casado, quien ha insistido en la ventilación, el lavado de manos y el uso de las mascarilla como medidas efectivas.

«Estas vacaciones no son normales, no pueden ser normales, hay que disfrutar de ellas teniendo en cuenta limitaciones, aunque pueda ser difícil es apuesta importante por la vida y la salud, no hacerlo significa hospitalización y muerte, no hay que dejar al virus a sus anchas», ha insistido Casado.

Así, el vicepresidente ha insistido además en pedir a la ciudadanía que intente limitar la movilidad lo máximo posible, algo que ha extendido también a la ciudad de Burgos donde, pese a mantenerse en el máximo nivel de alerta, no se ha decretado el cierre perimetral.

Por último, Igea ha asegurado que la evolución de las provincias en las que ya se ha aprobado la apertura de la hostelería ha sido buena, aunque desde la Junta se realiza un seguimiento «estricto» de la incidencia.

«En Navidad hay que ser rigurosos y minimizar el contacto social», ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí