El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha asegurado que la Comunidad no cambiará los niveles de alerta ni relajará medidas por provincias hasta después de Semana Santa

Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha aclarado así que además de los acuerdos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) no revisará las medidas que se aplican en la Comunidad hasta después de Semana Santa, a pesar de que inicialmente se barajaba la toma de decisiones en función de la ocupación de las camas UCI si la incidencia de la pandemia seguía en línea descendiente.

El vicepresidente de la Junta ha señalado que este miércoles se ha aprobado mantener el nivel de alerta hasta que pase la Semana Santa y ha recordado que en Castilla y León preocupa la evolución epidemiológica y la incidencia de la cepa británica, por lo que no tendría mucho sentido relajar medidas antes, a la espera de ver la evolución.

En cuanto a la Semana Santa, ha señalado que este jueves se han comunicado a través de la Consejería de la Presidencia las condiciones decididas en el CISNS y analizarán las solicitudes que pueda haber para la celebración de determinados actos, como se ha hecho con otras cosas.

En este marco, Igea ha reconocido que si se han tomando estas medidas actualmente es porque se considera que lo que se hizo en Navidad «no fue suficiente» y las administraciones lo que tienen que hacer es mejorar sus actuaciones cuando ven que otras medidas no han sido suficientes.

Entre las medidas adoptadas está la limitación de las reuniones de personas a seis en espacios abiertos, a cuatro en cerrados y en domicilios a los convivientes, aspecto éste último que Castilla y León esperará a ver cómo se plasma en el Boletín Oficial del Estado para hacer una trasposición a la Comunidad.

Así, ha recordado que no habrá procesiones como se conocen, ni actos en movimiento, y algunas de las peticiones que se han hecho las estudiarán e informarán, como en otras ocasiones, de su opinión a la Delegación del Gobierno para intentar aconsejar y llegar a acuerdos «sensatos» con los representantes de la Iglesia Católica, con los que y han mantenido una conversación «muy agradable» y conocen la situación, tras lo que ha insistido en que las condiciones son las marcadas este miércoles «para todos» y hay que atenerse a ellas.

Entre ellas se encuentra la orden de cierre perimetral de todas las comunidades, cuyo control ha recordado que corresponde a los delegados del Gobierno y ha afirmado que el de Castilla y León, Javier Izquierdo, «naturalmente» es consciente, pero aún así se lo comunicarán oficialmente cuando esté listo el documento que fija las medidas porque es «tarea de todos» el colaborar. Además, ha recordado que a la Comunidad sólo podrán entrar las personas que tengan su domicilio en ella como estudiantes o trabajadores que se encuentren fuera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí