El volumen de agua de riego usado por las explotaciones agrarias ascendió a 15.495 hectómetros cúbicos en 2018 y Castilla y León es la segunda comunidad, por detrás de Andalucía, las que más agua emplearon, con el 14,4 por ciento del total, según los datos de la encuesta publicada este jueves por el INE y recogidos por Europa Press.

Así, según esta encuesta, en Castilla y León se emplearon 2.226 hectómetros cúbicos de agua para regar en explotaciones agrarias, lo que representa el 14,4 por ciento del total, por detrás de Andalucía, donde el consumo fue de 4.175 hectómetros, el 26,9 por ciento del total. En tercera posición se encuentra Aragón, con 2.072 hectómetros cúbicos, el 13,4 por ciento del total.

Por técnicas de riego, en Castilla y León la más empleada en 2018 fue la aspersión, que consumió 1.438 hectómetros cúbicos de agua, el 65 por ciento del total de agua empleada para regar en la Comunidad. Asimismo, por el sistema de gravedad se usaron 687,8 hectómetros de agua, el 30 por ciento del total, y en goteo 100 hectómetros, el 5 por ciento.

En cuanto al origen del agua empleado en las explotaciones de la Comunidad, 1.828 hectómetros cúbicos proceden de aguas superficiales, 458 hectómetros de aguas subterráneas y 2,2 de otros recursos hídricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí