El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este viernes tras reunirse con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que la Comunidad tendrá toque de queda desde mañana, una medida «drástica» dada la situación de transmisión comunitaria de Covid-19 en la Comunidad y que cuenta con el apoyo del Gobierno central.

Tras el encuentro entre ambos dirigentes que ha tenido lugar en la sede de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Mañueco ha detallado que durante la jornada de este viernes los responsables jurídicos del Gobierno regional analizan las fórmulas para establecer en la Comunidad esta limitación de la movilidad nocturna, que, según pudo saber Europa Press en fuentes de la Administración regional, se desarrollará entre las 22.00 y las 06.00 horas del día siguiente, tal y como se concretó a posteriori tras celebrar un Consejo de Gobierno.

Esta limitación supondrá, como ha avanzado el presidente, que ningún ciudadano, salvo por circunstancias especiales en el ámbito personal o por trabajo, pueda circular por la calle en una determinada franja horaria, algo que, a juicio de Mañueco, es «imprescindible» dada la situación.

Por su parte, el ministro de Sanidad ha respaldado la decisión de la Comunidad de establecer esta limitación de la movilidad durante la noche y ha defendido que se están tomando «medidas drásticas» para reducir la curva de contagios.

«Se está actuando de forma contundente, con determinación, estas medidas cuentan con el apoyo del Gobierno y son proporcionadas a la situación epidemiológica, si avanzamos con estas medidas evitaremos otras más drásticas como las que se produjeron en marzo o abril», ha manifestado el ministro.

Tras su reunión con Illa el presidente de la Junta ha asegurado que Castilla y León tiene una actitud de «colaboración y exigencia» con el Gobierno de España desde la «lealtad». «El virus no entiende ni de fronteras ni de colores, hay un necesidad del consenso para ejercer competencias de coordinación», ha defendido, al tiempo que ha considerado necesario que autonomías y Gobierno avancen a la «misma velocidad», con «criterios homogéneos y decisiones unitarias».

Por último, Fernández Mañueco ha llamado a la responsabilidad individual, ya que el mayor número de contagios se produce ahora en reuniones socio-familiares y en el ámbito nocturno, lo que justifica la aplicación del toque de queda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí