La investigadora del Campus de Palencia ha obtenido el segundo premio a Mejor Tesis de la Sociedad Española de Ingenierías Forestales

El accésit de los premios a la Mejor Tesis Doctoral que entrega la Sociedad Española de Ingenierías Forestales ha recaído en un trabajo desarrollado en la Etsiiaa del Campus de Palencia a cargo de la investigadora Daphne López, bióloga y doctora en Conservación y Sostenibilidad Forestal, Máster en Investigación en Conservación y Usos Sostenible de Sistemas Forestales.

En un momento en el que el cambio climático representa uno de los mayores retos a los que se enfrenta la ciencia en el corto plazo, su trabajo arroja luz sobre el papel que juegan los bosques mixtos de pino resinero y pino albar en la prestación de servicios ecosistémicos fundamentales para afrontar este problema, desde áreas como el secuestro de carbono o la conservación de la biodiversidad. Explica que «siempre que se hace gestión forestal, se intenta sacar una productividad de aquellos servicios ecosistémicos que son monetarios (como por ejemplo, la madera).

Pero ahora va cada vez más debemos orientarnos a obtener servicios ecosistémicos no monetarios», que son todos aquellos que los ecosistemas naturales nos proveen: desde la belleza de los paisajes, interesante desde un enfoque turístico, hasta el secuestro de carbono o la conservación de la biodiversidad…

El papel de los bosques monoespecíficos (es decir, bosques de una sola especie) está muy estudiado, pero ella optó por centrarse en un tipo de bosque donde conviven dos especies similares, como son el pino albar y el pino resinero. Un bosque mixto muy presente en Castilla y León, especialmente en la Tierra de Pinares entre Burgos y Soria, donde López centró su proyecto.

«Nos focalizamos en estudiar el papel de este bosque mixto en el secuestro de carbono, la conservación de la biodiversidad, la fertilidad edáfica y la producción forestal. Son dos de los pinos que mayor superficie forestal ocupan a nivel de España de manera monoespecífica, pero se está viendo que se están empezando a mezclar, no se sabe muy bien si por la gestión o por el cambio climático, porque las especies empiezan a migrar», detalla. La investigación en bosques mixtos es importante en zonas como el Norte de Europa, con coníferas y frondosas, pero había un vacío de conocimiento en nuestros bosques, que ella ha contribuido a desvelar.

La investigación partía de que, siendo especies muy similares desde un punto de vista taxonómico, era posible que no se encontraran diferencias. Sin embargo, observó que «ecológicamente son especies diferentes que se complementan en el mismo espacio: lo que no hace una, lo hace la otra. Y así, encontramos mayores tasas de productividad forestal en zonas donde a lo mejor la especie que suele ser más productiva no puede entrar, pero ese nicho lo ocupa la otra». Concluyó, pues, que este tipo de bosques de nuestro entorno «tienen mayor productividad, por lo que también tenemos mayor captura de carbono, biodiversidad y fertilidad», es decir, mejores servicios ecosistémicos. Averiguar cómo funcionan estas especies juntas tendrá una aplicación práctica en la gestión de este tipo de bosques, lo que puede redundar también en un beneficio económico para las zonas rurales donde se asientan. De hecho, la doctora López destaca que en la Tierra de Pinares, «sorprende la vinculación de la población hacia el sector forestal, que les aporta recursos muy valiosos para la zona, como el micológico. Entienden que viven de los bosques y, por tanto, tienen que protegerlos».

No tiene duda de que los servicios ecosistémicos no monetarios son un aliado fundamental en la lucha contra el cambio climático y, posiblemente, también contra la despoblación. Sin embargo, su potencial es incuantificable. «Podríamos calcular, por ejemplo, cuántas toneladas de carbono puede capturar un bosque, pero no cuál es su valor en términos de biodiversidad». En todo caso, «los bosques pueden ser nuestros amigos y compañeros en los que apoyarnos contra el cambio climático».

Tras este importante reconocimiento a su tesis doctoral, la doctora Daphne López, que actualmente trabaja como profesora asociada en el Campus de Palencia, aspira a poder continuar su carrera investigadora y docente en su tierra, en la que quiere criar a su hijo de dos años, frente a la alternativa habitual para los jóvenes científicos como ella, que suele ser salir a investigar al extranjero, sin estabilidad de ningún tipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí