Cada año, el segundo sábado del mes de agosto, los villadinos de hecho, de derecho y de corazón se reúnen para celebrar el Día del Villadino Ausente.

Es una fiesta para celebrar el encuentro entre todas las generaciones de origen villadino.

Todos los vecinos comen juntos, unos años una paella y otros años una comida tradicional.

Es un momento de disfrutar compartiendo la comida y recordando viejos tiempos, a la vez que sirve para mantener vivas las raíces del pueblo.

Y si el tiempo no acompaña para celebrar el encuentro en la Plaza Mayor, ¡nos vamos al Pabellón!

Todo ello amenizado además por alguna actuación musical o grupo de danzas.

¡VILLADA, SIENTE SUS RAÍCES!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí