Diecisiete empresas familiares obtienen el sello BSAFE que avala su compromiso con la recuperación económica

07/09/2020 Imagen del sello de calidad CASTILLA Y LEÓN ESPAÑA EUROPA VALLADOLID ECONOMIA EFCL

Diecisiete empresas familiares asociadas a Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL) han obtenido el sello BSAFE que las acredita como espacios de trabajo seguros y avala con ello su compromiso con la recuperación económica y con la creación de riqueza y empleo frente a la pandemia del coronovaris

Según ha informado EFCL, las primeras empresas en ser certificadas BSAFE son: Embutidos Rios, Prosol, Naturpellet, Alibérico, Alintra
Systems y Alucoil (las tres pertenecientes a Grupo Alibérico); Cillar de Silos, Hotel Alfonso V de León, Pago de Carraovejas, Forum Castellana, Cascajares, Castilla Termal Hoteles, Dehesa de los Canónigos, Grupo Hermi, Hotel Conde Luna, Jamones Aljomar y Vivero El Pinar.

Según han informado las mismas fuentes, otras compañías familiares de Castilla y León están tramitando la obtención de este sello. «Estamos muy orgullosos de poder decir que somos pioneros en este sello en
nuestro país, pero creo que es un camino al que todas las empresas, grandes y pequeñas, tendemos», ha afirmado María José Tapia, directora Comercial y de Comunicación de Naturpellet, para quien la confianza es «vital» para poder seguir funcionando.

Por su parte, el presidente de Grupo Alibérico ha explicado que su «principal afán» desde el inicio de la pandemia ha sido reforzar la protección y la seguridad de nuestros trabajadores, proveedores y clientes. «Hemos establecido unos estrictos protocolos de seguridad e
higiene que ahora se han visto refrendados con la certificación BSAFE», ha significado.

Del mismo modo, el director de Calidad de Prosol, Ismael Miguel Cuadrado, ha explicado que el sello BSAFE permite aportar la confianza a
todos los grupos de interés necesaria para iniciar la transformación que demanda el nuevo escenario postcovid». En esta línea, responsables de la bodega Cillar de Silos han incidido en que el sello permite dar la confianza necesaria a los clientes para que puedan seguir disfrutando de la bodega y sus vinos «de manera segura, cumpliendo con las nuevas medidas de higiene y seguridad necesarias frente al Covid».

«Desde el primer momento decidimos que la seguridad de nuestro equipo y sus familiares y la seguridad de nuestros clientes era lo primero, era a lo que nos debíamos. Para ello, elaboramos un protocolo con 52 medidas, que enriquecemos cada semana, y que desplegamos desde el primer día de la apertura de nuestros cuatro hoteles. El sello BSAFE, auditado por KPMG, confirma lo minucioso de este plan y el cordón de seguridad que hemos creado en nuestros hoteles gracias a él», han detallado desde Castilla Termal Hoteles.

En esta línea, tanto Cascajares, como Grupo Hermi y Jamones Aljomar han destacado que este certificado garantiza que las medidas preventivas y de control implantadas por estas compañías son eficaces, lo que permite minimizar situaciones de riesgo de Covid-19 entre sus trabajadores, clientes y terceros.

«Además de recuperar la confianza necesaria para alentar un consumo
imprescindible para reactivar la economía, el sello de garantía BSAFE también está permitiendo poner de manifiesto los valores de arraigo, esfuerzo y compromiso con la sociedad que caracterizan a la empresa familiar y su vocación por seguir generando riqueza y empleo en su entorno», han indicado las mismas fuentes.

La creación del sello BSAFE es otra de las iniciativas que forman parte del Plan de Acción contra el Coronavirus puesto en marcha por EFCL para ayudar a las empresas que integran la asociación, más de 160 compañías de toda la Comunidad, líderes en sus respectivos sectores, cuya facturación global equivale al 19,50 por ciento del PIB regional y dan empleo 10,50 por ciento de la población ocupada de Castilla y León en el sector privado.

Este sello ha sido impulsado por EFCL junto a la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM) y con la colaboración de KPMG con el objetivo de reforzar la seguridad y confianza de empleados, proveedores y clientes «y recuperar así el ritmo normal de la actividad económica que permita superar cuanto antes la crisis causada por el coronavirus».

Para ello, las empresas interesadas deben implementar unos «rigurosos
protocolos» que abarcan, entre otros aspectos, «estrictas» medidas de higiene personal y de distanciamiento social, controles de higiene, limpieza y trazabilidad, medidas de monitorización sobre los empleados y sobre terceros, proveedores y contratistas así como pautas de actuación en caso de darse un positivo.

Según precisan las mismas fuentes, la implantación de todas estas medidas, desarrolladas según las directrices del Ministerio de Sanidad, es validada posteriormente por KPMG a través de una auditoría con la que comprueba si la empresa ha incorporado de forma efectiva todos los requerimientos establecidos en los protocolos.

En caso afirmativo, las empresas que superan todos estos requisitos reciben el certificado BSAFE, con el que pueden demostrar a sus trabajadores y clientes que disponen de un sello de calidad que las habilita como establecimientos confiables para el consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí