El 55 por ciento de los españoles cree que sus empresas no les han ayudado a crear un espacio de teletrabajo saludable una vez comenzó la pandemia; de hecho, el 43 por ciento ha tenido que costearse de su propio bolsillo accesorios ergonómicos para evitar dolencias asociadas al trabajo sedentario, según un estudio realizado por la marca Fellowes.

De ahí que la percepción que tienen los trabajadores sobre la preocupación en materia de salud y bienestar físico por parte de sus empresas sea nula para un 30 por ciento y la justa para otro 20 por ciento. La otra la mitad cree que sí se preocupan de una forma positiva por ellos.

Estos datos explican por qué la mayoría de los españoles encuestados piensan que su bienestar está por detrás en la comparativa que hacen las empresas respecto a la productividad, los resultados o el trabajo en equipo. «Dado que la mayoría de los encuestados creen que los empleadores se preocupan más por la productividad y los resultados que por el bienestar de los empleados, las empresas deben hacer más para demostrar que la salud y el bienestar son una prioridad para su negocio», afirman desde Fellowes.

Asimismo, según este informe, las principales dolencias que más han experimentado los trabajadores derivadas del teletrabajo son ojos cansados (53%), dolores de cabeza (49%) y dolores de espalda (48%). Por todo ello, más de la mitad de los trabajadores han experimentado más dolores y molestias trabajando en casa que en la oficina.

Por otro lado, en el aspecto psicosocial, el 37 por ciento se siente solo o aislado en estas circunstancias y un 52 por ciento reconoce además sentirse estresado y con ansiedad debido a la necesidad de estar siempre ‘conectado’ por miedo a que no se reconozca su trabajo ante la falta de supervisión presencial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí