La Olmeda, el recurso turístico más visitado de la provincia, cumple cinco años sin servicio de restauración tras la espantada del último adjudicatario. La solución elegida en este tiempo, máquinas de vending

La Olmeda, el recurso turístico que más visitantes recibe en la provincia, no cala entre los hosteleros. Al menos en lo que a la gestión de un servicio de cafetería se refiere.

La villa romana, uno de los referentes a nivel mundial en la materia, se mantiene sin uno de los servicios fundamentales en una instalación de estas características: hostelería.

La solución adoptada por la Diputación, gestora del yacimiento, es simple. La instalación de máquinas de vending compensa la inexistencia de un servicio de cafetería acorde con los tiempos que corren.

Se ha dado vía libre a un nuevo contrato que contempla la instalación de tres máquinas: una máquina de bebidas calientes, otra máquina de bebidas frías y una tercera máquina de productos sólidos.

Si quieren tomarse algo, ya saben, monedas y selección de bebida o comida. Es la oferta para un yacimiento que anualmente recibe miles de visitantes.Se trata del recurso más visitado de la provincia, con 57.700 visitantes (datos del último ejercicio, 2019).

Este ‘desapego’ de los hosteleros por La Olmeda desde hace años –el último adjudicatario cesó su actividad en 2014-, contrasta con los intentos de la Diputación por mantener el servicio.

De hecho llegó a realizar una propuesta cuando menos, atractiva. En su búsqueda de gestores decidió introducir un incentivo para atraer propuestas:el presupuesto base de licitación sobre el que los interesados debían presentar sus ofertas a la baja estaba constituido por la aportación económica de la Diputación para los gastos de gestión y explotación del servicio, con un importe máximo anual de 7.000 euros.

Ni por esas se logró convencer a algún empresario. Desde entonces, el café, solo, con leche o descafeinado… de máquina.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí