Concluida la intervención de urgencia planteada en la torre para adaptarla a futuras visitas

 

Belmonte de Campos respira. Ha visto finalizadas, por fin, diferentes actuaciones en la torre y en el cuerpo superior del Castillo de Belmonte. La obra va encaminada a recuperar algunos de los elementos más deteriorados de la torre, de manera que pueda adecuarse para la recepción de visitantes, una iniciativa que se quería haber puesto el pasado mes de septiembre.

Esta operación se ha ejecutado con el máximo rigor, respetando las características de los elementos originales para favorecer su conocimiento y estudio.

Además, se han repasado los elementos ornamentales del cuerpo superior, asegurando aquellos que presentaban riesgo de desprendimiento.

Fotos. J. Alfonso

Se han cerrado los huecos de la torre para evitar la entrada de aves al interior, se ha renovado la instalación eléctrica y se ha cubierto con rejas las luceras de la plataforma de acceso que comunican con las cámaras subterráneas, para evitar de ese modo caídas.

Bien de Interés Cultural. Desde el 3 de junio de 1931, el Castillo de Belmonte es considerado Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento. Se conserva muy poco del recinto del Castillo, por lo que es difícil determinar la forma y dimensiones de la fortaleza original. El elemento más significativo y mejor conservado es la torre.

Es de planta rectangular, construida en buena sillería en dos etapas. Se inicia en el siglo XV y se concluye en el siglo XVI al estilo renacentista.

La torre cuenta con dos plantas de las cuatro que tuvo en su momento y escalera de caracol que recorre toda la torre. Lo más sobresaliente es el balcón de la fachada sur y todo el remate superior de la torre formado por cornisas, canes, parapeto, 2 líneas de gárgolas y garitones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí