El Consejo de la Juventud avanza que CyL perdió 2.700 talentos jóvenes el pasado año por la precariedad laboral

La presidenta del Consejo de la Juventud de Castilla y León, Sandra Ámez, ha afirmado que Castilla y León perdió el pasado año 2.700 talentos jóvenes por la precariedad laboral de la región ya que solo «siete de cada 10 tienen un contrato indefinido».

Así lo ha hecho en Palencia durante la presentación del segundo semestre de 2019 del Observatorio de Emancipación que elabora cada semestre el Consejo de la Juventud de España.

En este sentido, Ámez ha apuntado que la emancipación entre los jóvenes de 16 a 26 años en la comunidad ha crecido hasta el 16,9 por ciento, aun por debajo de la media nacional que se sitúa en el 18,9 y en un nivel inferior que hace diez años cuando esa tasa superaba el 20 por ciento. Además, son las mujeres las que se emancipan más rápido, aunque se suelen apoyar en terceras personas (pareja, amigos o familia).

También destaca el elevado nivel de formación de los jóvenes de Castilla y León, ya que «más de la mitad de la población, el 51,1, sigue estudiando tras haber alcanzado una formación». Aquí también son las mujeres las que tienen un nivel superior de estudios, el 43,2 frente a más del 30 por ciento de los hombres.

Aunque a priori podría ser algo positivo, la presidenta del Consejo de la Juventud en la región ha explicado que la sobrecualificación no hace que se tenga un salario acorde con la labor desarrollada y las féminas se exponen a la subocupación.

Además, la población joven de Castilla y León registraba exactamente la misma tasa de empleo que se daba en el conjunto de España, un 41,1 por ciento. No obstante, el contraste aparece cuando se observa la tasa de paro que ha continuado subiendo en el último año hasta situarse en el 20,4 por ciento, principalmente porque empezaron a incorporarse al mercado laboral personas jóvenes que, por el momento, no encontraron un empleo y, por consiguiente, también ha aumentado la tasa de actividad.

«En cuanto a la tipología de los contratos firmados por la población entre 16 y 29 años, la contratación laboral se ha concentrado fundamentalmente en la modalidad hegemónica de los contratos temporales, siendo estos el 92,9 por ciento, frente al 7,1 de contratos indefinidos», añade.

POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL

En cuanto a términos de pobreza y exclusión social, entre 2018 y 2019 la proporción de personas jóvenes trabajadoras que son pobres en Castilla y León aumentó hasta situarse en el 13,2 por ciento, siendo el salario mensual neto que percibía una persona joven en la comunidad en 2019 de apenas 891,55 euros al mes, inferior a la media estatal.

Por último, en cuanto al acceso de la población joven a la vivienda, comprar o alquilar, para una persona joven en Castilla y León en 2019 no serían unas opciones tan inverosímiles como en la mayoría de las comunidades, aunque tampoco resultarían viables en el supuesto de contar solamente con el apoyo de un único salario, ya que siempre comportarían rebasar el umbral del 30 por ciento de endeudamiento inicial, es decir, el 58,3 en el alquiler y el 41 en la compra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí