El ‘efecto reencuentro’ y la capacidad de adaptación, las «grandes fortalezas» del comercio local, según Conferco

La Confederación de Comercio de Castilla y León (Conferco) ha presentado los principales resultados del II sondeo del Observatorio de Comercio de Castilla y León, que señala el ‘efecto reencuentro’ y la capacidad de adaptación como las «grandes fortalezas» del comercio local.

El objetivo de este sondeo eran conocer la evolución y necesidades del sector durante las últimas semanas del proceso de desescalada en las que progresivamente se iban restaurando la apertura del comercio, según ha informado la confederación a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Los destinatarios de este sondeo en esta ocasión solo han sido los establecimientos considerados no esenciales durante el Estado de Alarma y el cuestionario fue difundido desde el 9 de junio al 10 de julio de 2020 a través de diferentes canales.

Respecto a la reapertura de los establecimientos, ha sido progresivo en función del sector y de la limitación normativa que se aplicaba. Más allá de estos factores, la vuelta a la actividad comercial ha estado condicionada por la propia estructura empresarial: cuánto más pequeña es la empresa, «más flexible y mayor capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias».

Sobre las medidas preventivas que se han adoptado en el sector, todos los empresarios que han respondido a este sondeo manifiestan que han invertido e integrado medidas preventivas en su establecimiento, tanto «para salvaguardar la salud de los empleados como la de los clientes».

La incorporación de estas medidas ha supuesto una «inversión dispar» en función del subsector, pues equipamiento de la persona y el comercio del equipamiento del hogar han realizado inversiones significativas para adoptar e integrar las medidas de seguridad oportunas.

‘APROBADO’ A LA ADAPTACIÓN

Según el sondeo, los clientes «aprueban con nota alta» la adaptación del comercio a esta nueva situación y la incorporación de estas medidas de prevención sanitaria, que «refuerza la seguridad y confianza en el comercio local».

Otra de las cuestiones clave durante este periodo ha sido la financiación de las pymes del sector, que se han visto obligadas a solicitar préstamos en un alto porcentaje (más del 40 por ciento de las respuestas obtenidas).

Aquellos que han solicitado esta financiación externa han respondido mayoritariamente que se han respectado las condiciones fijadas para su obtención. Con el objetivo de conocer el estado de la vuelta a la normalidad y el restablecimiento de los horarios comerciales pre-COVID, se traslada que estos se han visto condicionados por los nuevos hábitos de los consumidores, con «muchos trabajadores en ERTE y con niños y jóvenes sin clases, han marcado y modificado los horarios de compra habituales».

Sobre la afluencia de los clientes a los establecimientos en las primeras semanas de apertura, esta se valora debido al efecto «reencuentro» que ha acercado a los clientes al comercio en los primeros días.

El empleo aun no se ha recuperado, y la previsión de incorporación de las plantillas será un proceso paulatino, condicionado por el propio comportamiento del consumidor.

Las principales líneas de ayudas a las que se ha concurrido por parte del sector han sido aquellas destinadas al apoyo a las pymes comerciales convocadas por la Junta de Castilla y León y aquellas promovidas a nivel local para sufragar parcialmente los gastos ocasionados por los alquileres de los locales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí