El gasto con tarjeta descendió un 11% interanual en enero debido a la caída de las compras presenciales, tanto con tarjetas españolas (-9%) como extranjeras (-68%), y no presenciales, afectadas por la reducción de las operaciones con tarjetas extranjeras (-73%), como consecuencia de las restricciones de movilidad por el Covid y por la tormenta ‘Filomena’.

Así se desprende del último informe sobre el impacto de la Covid-19 sobre el consumo en España, elaborado por BBVA Research, que refleja que las transacciones no presenciales con tarjetas españolas siguieron creciendo, pero a menor ritmo (33%).

El gasto en enero aumentó en 6 provincias (36 en diciembre) y disminuyó en 46 (16 en diciembre) y el incremento superó el 5% interanual en Melilla, Ceuta y Jaén. Por el contrario, Huesca, Cáceres, Badajoz, Islas Baleares, Girona y la Rioja registraron descensos superiores al 20%.

Las operaciones con tarjetas españolas cayeron un 9% interanual en enero, frente al repunte del 5% en diciembre. La reducción generalizada del gasto superó el 20% en Huesca, Cáceres, La Rioja, Badajoz e Islas Baleares. Entre las 7 provincias que anotaron avances del consumo, sobresalieron Melilla (15%), Ceuta (13%) y Jaén (6%).

Entre tanto, el descenso de las compras con tarjetas extranjeras se aceleró en enero hasta el 68% interanual, 12 puntos más que en diciembre. Aunque todas las provincias contribuyeron a la recaída del gasto, en Toledo, Segovia, Ceuta, Barcelona y Sevilla sobrepasó el 80%.

Asimismo, las compras perdieron tracción en todos los sectores, ya que siguieron creciendo en alimentación, libros y prensa, hogar, salud y otros servicios. En grandes superficies, automoción, deportes y ocio cayeron, mientras que las vinculadas con actividades sociales o desplazamientos intensificaron su retroceso.

Según BBVA Research, la tormenta ‘Filomena’ agravó la reducción del gasto en algunas provincias del centro, mientras las restricciones a la movilidad impactaron con mayor intensidad en los territorios con turismo de nieve.

Así, la reducción de las operaciones presenciales fue mayor en la primera quincena del mes, por la tormenta ‘Filomena’, y en la última, por el aumento de la incidencia de casos de COVID-19. Las no presenciales con tarjetas españolas perdieron impulso tras la Navidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí